Una alimentación adaptada a las necesidades físicas personales es la clave para gozar de una buena salud. Las personas debemos tener en cuenta el desgaste físico particular a la hora de planificar nuestra dieta diaria. El nutricionista deportivo es el profesional que asesora a deportistas y diseña dietas acorde a sus características y rutinas de ejercicio, descubre nuestro curso de coaching nutricional.

Si estás pensando en estudiar nutrición y dietética, esta especialización es una de las más solicitadas en la actualidad. Alcanzar un estilo de vida saludable es un objetivo soñado por muchos pero que no todos logran. Por este motivo, cada vez más personas confían en un asesor que les guíe en su cambio de rutinas.

El auge de la alimentación sana y el deporte

La sociedad ha asumido que un estilo de vida saludable es necesario para el bienestar personal. Todos sabemos que una dieta equilibrada y una actividad física regular son la base de una rutina sana. Sin embargo, uno debe ser constante para adquirir e interiorizar estos hábitos. La falta de motivación y de tiempo son los dos factores principales contra los que muchos debemos luchar. Por esta razón, el perfil del nutricionista deportivo se ha convertido en uno de los más demandados en los últimos años.

Hay muchos factores que influyen directamente en nuestra alimentación. La cultura, el círculo social, la publicidad, las propias preferencias a la hora de comer, la facilidad para obtener según que tipos de alimentos, su precio, etc. Si a esto le añadimos la conocida falta de tiempo, comer bien no resulta tan fácil. Caer en el consumo de productos precocinados, comida rápida y alimentos procesados es muy habitual.

Últimamente también se ha generado una tendencia a practicar deporte de forma habitual. No obstante, muchas personas no conocen como deben combinar su dieta con la actividad física que realizan. La relación perfecta entre alimentación y deporte es la clave para alcanzar un estilo de vida sano y adaptado a las necesidades personales de cada uno.

Vida saludable

El concepto de vida saludable va más allá del aspecto físico. Se trata de un conjunto de hábitos que mejoran nuestra calidad de vida y minimizan la posibilidad de sufrir lesiones o enfermedades. El incremento de las enfermedades derivadas de la obesidad y otros trastornos alimentarios han provocado también una reflexión social al respecto. Las personas hemos adquirido una nueva dimensión de la gravedad del sedentarismo y de una mala dieta.

Todo este nuevo entorno ha generado un aumento considerable de gente que acude a profesionales expertos en nutrición y deporte. Ante la imposibilidad de gestionar sus propios hábitos, la personas buscan un nutricionista deportivo para que les asesore y les ayude a conseguir unos hábitos saludables acordes con su ritmo de vida.

Optimiza tus hábitos con un asesor de nutrición deportiva

El perfil del público que acude a la consulta de un asesor en nutrición deportiva puede ser muy variado. Los clientes más habituales suelen ser deportistas, tanto profesionales como aficionados, que buscan encontrar la alimentación adecuada a la actividad física que practican. Aunque también son muchos los que buscan asesoramiento para iniciarse en un nuevo estilo de vida que combine dieta y deporte.

El nutricionista deportivo se encarga de diseñar dietas personalizadas, porque cada persona es única. Para ello, trabaja teniendo en cuenta las características personales y el ejercicio físico de cada uno. Aspectos como: la edad, el sexo, los hábitos alimentarios, las necesidades nutricionales, la actividad física concreta y otros parámetros son estudiados para crear un plan alimentario adaptado a las necesidades del cliente.

La ventaja de que un profesional te asesore, es obtener una planificación alimentaria completamente personalizada y adaptada a tus circunstancias. Lo que asegura unos resultados eficaces. Además el seguimiento que realiza el nutricionista permite, si es necesario, modificar y detallar aspectos a medida que se desarrolla el plan alimentario. El seguimiento también proporciona seguridad a la hora de interiorizar los nuevos hábitos. Esto se debe a que el cliente no depende solo de si mismo, hay un profesional que supervisa su evolución y le condiciona a cumplir la dieta.

Funciones del nutricionista deportivo

Como hemos visto, son varios los tipos de público que buscan la ayuda de un nutricionista deportivo: deportistas, atletas, aficionados y principiantes del deporte.  El auge de la demanda de estos profesionales ha convertido la profesión en una especialización con un futuro muy prometedor. Son muchos los centros, clubs y equipos que han incorporado a su plantilla un experto en nutrición deportiva.

A continuación, nos adentraremos más en el cometido de este tipo de profesionales y veremos las funciones que desempeñan.

Elaborar dietas personalizadas

La principal función del nutricionista es conocer las circunstancias del entorno, los hábitos y las características fisiológicas del paciente. El estudio de estos aspectos y de las necesidades nutricionales le permitirán diseñar una dieta única y adaptada al cliente. Entender los factores que influyen en cada persona junto a los conocimientos de los nutrientes y la composición de los alimentos, es la base primordial del trabajo del asesor en nutrición deportiva.

A partir de esta base, el nutricionista deportivo elabora un plan alimentario personalizado y optimizado. Programando la alimentación para obtener mejores resultados durante el ejercicio físico y, en consecuencia, fomentar la mejora de la salud del deportista. Entre otras ventajas, un plan personalizado consigue:

  • Un peso adecuado constante
  • Optimizar el rendimiento
  • Potenciar los efectos de la actividad física
  • Minimizar enfermedades
  • Prevenir lesiones

Asesorar en función del deporte y su intensidad

El nutricionista especializado en deporte analiza la situación clínica, antropométrica y bioquímica del deportista así como las demandas energéticas de cada actividad física. Según estos parámetros y el nivel de intensidad del ejercicio, el especialista, además de diseñar la dieta, asesora al paciente en cuanto a las ingestas, los productos, y los tratamientos culinarios recomendados.

Hacer una evaluación contínua y personalizada

Un seguimiento personalizado de la evolución de cada paciente es crucial para saber si el plan es acertado. La evaluación continua le sirve al nutricionista deportivo para cerciorarse de que se están cubriendo las necesidades nutricionales. Además de comprobar que existe una mejora de las condiciones físicas.

Este control admite la introducción de cambios y mejoras en el plan, a tiempo para que no surjan problemas. Es un aspecto indispensable para el éxito en el cambio de rutinas alimentarias y deportivas, así como para conseguir los objetivos marcados al principio.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies