Si has comenzado a practicar deporte, quizá hayas oído hablar de la suplementación deportiva. Existen muchas teorías acerca de este tipo de suplementos. A veces se confunden con otras sustancias que pueden ser nocivas. En este sentido, hay que tener las necesidades propias del organismo para facilitar sus funciones y mantenernos con energía. Si estás pensando en tomar algún complemento que mejore tu actividad física, hoy te contamos qué tipos de suplementos hay y en que casos se recomienda su ingesta. De todos modos, aquí te damos una pequeña orientación. Lo más recomendable es que acudas al especialista o a tu entrenador personal. Y, si quieres convertirte en Personal Trainer, seguro que te interesa este estudiar Coaching ¡échale un vistazo!

¿Qué es la suplementación deportiva?

Hablar de la suplementación deportiva es mencionar aquellos productos que pueden ayudarnos a lograr un mejor rendimiento, siempre de manera saludable. Antes de nada, es necesario entender que, siempre que realizamos un esfuerzo físico, nuestro cuerpo exige energía. Esta energía la capta de los nutrientes que tomamos diariamente. Cuando nos faltan determinados nutrientes, en función al esfuerzo que realizamos, existe la posibilidad de que necesitemos complementar nuestra alimentación.

¿Es realmente necesaria?

Lo primero que debes tener en cuenta es el tipo de actividad que realizas y si la llevas a cabo diariamente. En caso de que tus ejercicios no superen una hora y los practiques pocos días a la semana, no será necesaria. La suplementación deportiva está dirigida a aquellos deportistas de alto nivel. En este grupo se incluyen deportistas de élite y aquellas personas que entrenan durante horas todos los días.

Hay casos de personas que requieren suplementos alimenticios. Por lo general, este grupo suele padecer algún tipo de patología, teniendo dificultad para asimilar determinados nutrientes. Por tanto, aunque practiquen una actividad física de manera relajada, el médico les puedes prescribir un suplemento.

Así que, como puedes ver, hay casos en que la suplementación deportiva es necesaria para la práctica deportiva. Mientras que, en muchos otros no es recomendada o, simplemente, la persona realiza una dieta adecuada, por lo que no la necesita.

¿Cuáles son los efectos de la suplementación en la salud?

Si sabes distinguir los complementos deportivos de otras sustancias que usan determinados deportistas, verás que sus efectos son positivos. Teniendo en cuenta que el suplemento debe corresponder a sustancias naturales que suele producir nuestro organismo, no hay problema.

Aun así, es necesario tener ciertas precauciones y consultar preferiblemente con un especialista médico. Especialmente, hay que tener en cuenta la edad del deportista. En un menor no se recomienda la toma de suplementos, a no ser que el especialista exprese lo contrario.

Seguramente, encuentres opiniones contrarias con respecto a ciertas sustancias, que podrían considerarse o no como suplementos. Debes concienciarte que la suplementación deportiva no hará de ti un atleta de éxito. Por desgracia, el desconocimiento de ciertos tratamientos ha acabado con la carrera de muchos deportistas.

Hay factores que sí te funcionarán para conseguir un mayor rendimiento, pero tienen que ver con el tipo de hábitos que adoptes. Una alimentación saludable, donde incluyas vitaminas, minerales, proteínas, hidratos de carbono, etc., es indispensable. A esto debes añadir un descanso diario apropiado, durmiendo alrededor de siete horas seguidas. Asimismo, no puede faltarte un entrenamiento adaptado a tu práctica deportiva, así evitarás calambres y posibles lesiones.

Con todo lo anterior, es posible que la toma de la suplementación deportiva, en tu caso, sea una necesidad mínima. Quizá requieras de complementos que logren darte energía o mantenerte hidratado durante o después de tu ejercicio. Sea cual sea tu necesidad, siempre será conveniente consultar tu caso con un especialista. Recuerda que no todas las personas no funcionan igual.

Tipos de suplementos deportivos

Como hay diferentes suplementos, a continuación te contamos qué tipos hay y cuáles son sus efectos sobre el organismo. Al final, serás tú quien tenga la última palabra, aunque siempre es preferible que te informes con un profesional:

Proteína en polvo: se debe consumir tras la actividad física. Según las características personales, puede variar su dosis. Por lo general, se requiere un gramo por cada kilo de peso. Hay que tener en cuenta que, durante las comidas, estamos consumiendo alimentos que ya contienen proteínas. Haciendo un cálculo aproximado, podemos determinar la cantidad que necesitamos ingerir como suplemento. Ten en cuenta que la carne, el pescado, el huevo y yogures, entre otros, contienen proteínas.

Aminoácidos BCAA: los aminoácidos ramificados ayudan a sintetizar la proteína en los músculos. Hay que controlar su consumo, debiendo ser complementario a una dieta regulada. Cuando el cuerpo mantiene un buen nivel de aminoácidos durante el ejercicio, la musculatura no se resiente tanto.

DHEA y androstenediona: DHEA (deshidroepiandrosterona) y la androstenediona se clasifican como esteroides naturales, que pueden desencadenarse en testosterona. Tras las últimas investigaciones, se ha comprobado que no benefician la musculatura, como se creía. Sin duda, en menores, puede llegar a crear efectos secundarios muy peligrosos. Tampoco son recomendables en adultos, ya que están asociados a problemas vasculares y cardíacos, además de tipos de cánceres.

Creatina: la creatina está asociada a los aminoácidos. Es creada por el propio organismo y la podemos consumir mediante el atún, la carne roja, las espinacas, etc. Como suplemento está aconsejado a los deportistas de alto nivel y a aquellos que practican carreras de velocidad y halterofilia.

Quemadores de grasa: uno de los quemadores más conocidos en la cafeína. El café, dentro de la alimentación normal, puede suplir esta falta. Siempre es necesario controlar su consumo, ya que extralimitarlo conllevaría a la fatiga. No sirve para bajar de peso, pero sí aumenta la energía para realizar cualquier actividad.

Geles enérgicos: se recomienda que contengan entre 60 y 90 gramos de carbohidratos. Esta cantidad será suficiente para aguantar hasta hora y media de ejercicio intenso.

Mitos y verdades sobre la suplementación y el deporte

Seguramente, has podido percibir algunas creencias populares con respecto a algunos suplementos. Los anabolizantes han sido muy utilizados, con la esperanza de aumentar la masa muscular. Su uso indiscriminado ha llegado a poner en riesgo a muchos deportistas, por los efectos que tiene sobre el corazón.

Si quieres proteger tu salud, lo mejor es consultar a un especialista. El médico debe recomendarte los suplementos que tu cuerpo necesita. Tu organismo no funciona igual que el de otros deportistas, por eso debes mantener una dieta personalizada. A ello puede añadirse los suplementos, que en ti serán distintos que en otra persona.

En definitiva, la suplementación deportiva puede ser necesaria si realizas una actividad desgastante. Pero, no lo olvides: los complementos alimenticios no sustituyen una buena alimentación. Si quieres rendir mejor, descansa bien y come adecuadamente.