En el post anterior hablábamos sobre ciertos complementos nutricionales como las grageas berocca. Estos suplementos ayudan a mejorar la concentración y a focalizar la atención cuando nos sobrepasan situaciones como exámenes finales o fechas intensas de trabajo constante. La vuelta a los estudios o a la vida laboral puede suponer un proceso de adaptación complicado, tanto físico como mental. Por ello, muchas personas acuden a un coach nutricional para que les ayude a sobrellevar mejor esos días con la incorporación de complementos nutricionales o la corrección de hábitos alimenticios.

Para muchas personas, los complementos nutricionales son un tema totalmente desconocido. Hoy te explicamos cuáles son sus beneficios y cuándo es conveniente tomarlos. ¡Sigue leyendo nuestro post y toma nota! Después de este artículo tendrás una idea clara sobre qué son este tipo de compuestos y para qué sirven.

¿Que son los complementos nutricionales?

Antes de saber cuándo tomarlos, debemos comprender qué es un complemento nutricional. Un complemento nutricional o suplemento alimenticio es un nutriente concentrado. Pueden estar compuestos de vitaminas, minerales, aminoácidos otras sustancias que vienen en forma de píldora o gragea y que cuando las ingerimos, nuestro organismo recibe la cantidad que necesita para acabar de funcionar correctamente.

Según la cantidad de nutrientes que necesitemos, el complemento será de más o menos dosis. Es importante contar con la supervisión de un coach nutricional, ya que un consumo excesivo puede provocar efectos totalmente contrarios y perjudicar nuestra salud.

¿Cuándo debemos tomarlos?

Tal y como venimos comentando, se recomienda la toma de complementos nutricionales cuando nuestro organismo hace un sobre esfuerzo y le cuesta funcionar. Puede que pasemos por momentos de estrés, días de insomnio o nuestra alimentación sea desequilibrada por completo. Durante ese período es cuando se aconseja recurrir a este tipo de pastillas, cuando parece que nuestro cuerpo pesa más de lo habitual y “cuesta tirar de nosotros”. Eso es síntoma de alguna carencia nutricional.

De manera que los complementos nutricionales se toman de forma puntual. Este detalle es importante, pues una dieta sana y equilibrada ya nos aporta todos los nutrientes que necesitamos, aunque suelen haber excepciones.

Los expertos señalan que antes de consumir complementos nutricionales se debe consultar a un especialista y leer detenidamente la etiqueta. Sin asesoramiento profesional podemos abusar de la toma de nutrientes y perjudicar nuestra salud. Por ejemplo, los suplementos multivitamínicos nos pueden provocar una ingesta excesiva de vitaminas.

Tomar gran variedad de verduras, frutas, cereales, grasas saludables y proteínas es el principal consejo que cualquier dietista recomienda para llevar una vida sana. De hecho, el mensaje que transmiten todos los países europeos sobre cómo llevar una correcta alimentación, no contempla, de entrada, ningún suplemento alimenticio. “No son un sustituto de una dieta sana”. ¿Te suena esta frase? Fácilmente la encontramos en el prospecto de cualquier suplemento alimenticio.

¿Cuándo son una necesidad?

Por otro lado, hay personas que necesitan recurrir a complementos nutricionales por temas de salud. Es el caso de las mujeres embarazadas, sobre todo aquellas que se encuentran en situación de pobreza. Estas mujeres suelen presentar carencias de hierro, y por ello hay riesgo de que los bebés nazcan con un peso inferior al considerado normal. Para corregirlo, se les recomienda que tomen ácido fólico durante las primeras 12 semanas de embarazo.

Sin embargo, puede haber la posibilidad de que a pesar de seguir una dieta equilibrada, existan carencias nutricionales. Hay una cierta preocupación compartida por la alimentación de los jóvenes europeos. Tal y como señala el Consejo Europeo de Información Alimentaria (Eufic), los niveles de vitamina D no son los adecuados, sobre todo en los países del norte. Esto se debe a que la vitamina D no solo nos llega a través de los alimentos, sino también mediante la luz solar. De modo que en estos países se recomienda tomar suplementos de vitamina D.

Para más información, el Consejo Europeo de Información Alimentaria recomienda el consumo de suplementos a ciertos grupos de la población que son más propensos a presentar alguna carencia alimentaria. Estos son:

  • Personas mayores de 50 años. Se les recomienda complementos con vitamina D, vitamina B (12) y ácido fólico.
  • Mujeres en edad fértil. Suplementos que contengan ácido fólico, vitamina D y hierro.
  • Menores de 5 años. Vitamina A, C y D, pero si se procura que coman una dieta variada no hace falta.
  • Mujeres lactantes. Vitamina D.
  • Personas veganas. Vitamina B (12) y vitamina D (2).

Vida sana, cuerpo sano

Una dieta equilibrada junto con unos hábitos y rutinas saludables nos ayudan a fabricar los nutrientes necesarios para hacer frente a nuestro día a día, sin tener que recurrir a ningún tipo de suplemento nutricional.

Queremos darte algunos consejos que puedes incorporar en tu rutina diaria y que pueden mejorar tu bienestar. Si te sientes identificado o identificada con ellos, ¡genial! Sigue así y disfruta de tu vitalidad y energía.

  • Márcate un horario de sueño. Acostarse y levantarse a la misma hora ayuda a llevar un orden que nos da equilibrio y estabilidad.
  • Fija tus horarios de sueño siempre y cuando respetes las horas de descanso, es decir, trata de dormir entre 7 y 8 horas. Ese es el descanso óptimo que necesita tu cuerpo.
  • El ejercicio siempre es bueno, aunque tan solo sean 15 minutos al día. ¡A moverse!
  • ¡Muy importante! ¿En qué consiste tu dieta? Procura que tu alimentación sea rica en verduras, frutas, cereales y legumbres.
  • Intenta comer a las mismas horas cada día, para seguir con la idea de orden y estabilidad.
  • También es muy saludable hacer actividades al aire libre. ¡Desconecta de vez en cuando!

Sabías que…

En la actualidad, la sociedad se preocupa cada vez más por la salud y por llevar un estilo de vida saludable. El trabajo ocupa gran parte de nuestro tiempo y esfuerzo, de manera que intentamos buscar hábitos que estimulen nuestra vitalidad y energía como vías de escape. Esta tendencia por la vida sana, en la que cada vez se consumen más productos veganos, ecológicos o vegetarianos, también ha influido en el sector de los complementos nutricionales. Cada vez se utilizan productos más naturales para elaborarlos.

Suena positivo, ¿verdad? Una vida sana significa un cuerpo sano, y ello se traduce en bienestar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies