La sociedad actual vive en un entorno tóxico. Nuestro cuerpo está constantemente en contacto con sustancias muy diferentes entre si, algunas naturales y otras artificiales, que pasan por nuestro organismo sin aportar nada y en algunos casos pueden acumularse. Por tanto, es importante que limpiemos tu organismo de forma periódica. Y una buena manera de hacerlo es mediante una dieta depurativa.

Conoce más sobre el mundo de las dietas con nuestros Cursos de Nutrición y Dietética Online. ¡Ahora puedes convertirte en Técnico Superior en dietética y nutrición a tu ritmo y desde donde quieras!

¿En qué consiste la dieta depurativa?

La dieta depurativa o detox se basa en un plan de alimentación que tiene el objetivo de ayudar al organismo a eliminar toxinas. Es decir, refuerza el proceso de desintoxicación y depuración del cuerpo.
La base fundamental de este tipo de régimen es el consumo de alimentos naturales y de temporada, así como el aporte de abundante líquido. Por ello, los batidos de frutas y verduras se han convertido en un elemento clave.
El tipo de alimentos que se incluyen en este tipo de dieta favorecen las funciones de nuestros órganos, los cuales aumentan su capacidad para desechar todas las sustancias dañinas. Asimismo, el agua arrastra estas sustancias que acaban siendo filtradas por los riñones y eliminadas por la orina.

Características de una dieta hipercalórica

La dieta depurativa es una de las más populares en planes de adelgazamiento. ¿Quieres saber por qué? Es fácil de seguir y no tendrás porqué renunciar a comer bien. Pero todavía hay más, ¡sigue leyendo!

  • Es una dieta que activa la depuración interna. Si los órganos de desintoxicación (el hígado, riñones o intestinos) se saturan, esto podría dar lugar a un aumento de peso, una mayor retención de líquidos, dolores de cabeza, cansancio, problemas cutáneos, etc. Con una dieta detox mejoramos todos estos síntomas que vienen asociados a un exceso de toxinas en el organismo.
  • Tiene varios menús completos y nutritivos. Pescado blanco, caldo de verduras, tortilla francesa, verduras cocidas, lentejas con arroz, pechuga de pollo al limón… los platos son infinitos ¡y de lo más ricos!
  • Se trata de un tipo de dieta hipocalórica, pero saciante y saludable.  Es una de las dietas para adelgazar más sana y segura. Eso sí, siempre es conveniente que sea asignada y controlada por un especialista.

Beneficios de una dieta depurativa

Cuando se produce un exceso de toxinas, el cuerpo pierde la capacidad de desecharlas. Como consecuencia, se dan cambios a nivel metabólico, hormonal e inmunológico. Los órganos que más se ven afectados son el hígado, los riñones y el intestino.

Los beneficios que puede aportarte esta dieta desintoxicante son los siguientes:

– Previene el estreñimiento.
– Disminuye la ansiedad. En consecuencia, evita los temibles atracones.
– Mejora la digestión.
– Controla los niveles de glucosa en sangre, ayudando a prevenir la diabetes.
– Regula los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.
– Controla la tensión arterial, evitando la aparición de cefaleas.
– Potencia la energía y mejora el estado de ánimo. También favorece la concentración y mantiene la mente activa.
– Fortalece el sistema inmunitario. De este modo, se previene la aparición de infecciones.

 Claves de una dieta depurativa

Los aspectos que más debes vigilar si vas a llevar este tipo de dieta son los siguientes:
  • Bebe mucha agua, un mínimo de 2 litros repartidos a lo largo del día. Esto ayudará a los riñones a mantener su capacidad depurativa. Asimismo, evitarás la retención de líquidos y la acumulación de toxinas. Otros líquidos que también son adecuados, como zumos naturales, caldos de verduras e infusiones.c
  • Ingiere, sobre todo, frutas y verduras. Son alimentos ricos en agua, fibra y potasio, por lo que facilitan el tránsito intestinal y la diuresis.
  • No consumas grasas. Debes restringir en la dieta las grasas saturadas. Ejemplos de alimentos que las contienen son la bollería industrial, el aceite de palma, la mantequilla, los embutidos y las carnes grasas. Los ácidos grasos deben ser aportados por el pescado y el aceite de oliva.
  • Consume fibra. El estreñimiento impide que el cuerpo elimine los residuos de la alimentación. Al día debes ingerir unos 25-30 gramos de fibra. Para ello, es necesario consumir frutas, verduras y cereales integrales e incluir las legumbres unas 3 veces por semana.
  • Consume proteínas ligeras: carnes blancas, como pollo o pavo, huevos, legumbres y pescado.
  • Consume cereales integrales. Se trata de hidratos de carbono de absorción lenta. Aparte de suministrar fibra, también proporcionan mucha energía. Durante la dieta desintoxicante debes consumir solo 3 raciones al día de cantidad moderada.
  • Reduce la sal. Consumir gran cantidad de sal favorece la retención de líquidos, porque los riñones no pueden eliminarla correctamente. Esto provoca que tampoco se elimine el líquido. Como sustituto puedes emplear hierbas aromáticas, especias, ajo o zumo de limón.
  • Abandona el azúcar. Los productos procesados contienen grandes cantidades de esta sustancia, que es tóxica para el organismo si se consume demasiada. También aportan calorías de más al cuerpo, conduciendo al aumento de peso.
  • Realiza cinco comidas al día. Es importante repartir los alimentos durante todo el día.

 Alimentos detox

Para mejorar la función hepática debes ingerir vegetales con sabor amargo. Como por ejemplo, escarola, alcachofas, berenjenas y endibias. También verduras y frutas de temporada para ayudar a la función depurativa de los riñones, las más indicadas son las verduras de hoja verde, la alcachofa, el puerro y la cebolla, los espárragos y el apio.
Entre las frutas encontramos la naranja, el pomelo, la uva, la piña, la papaya y la manzana. Para mejorar el estreñimiento y el hinchazón abdominal hay que consumir frutos secos, cereales integrales, semillas y germinados. Estos últimos también ayudan al proceso de la digestión y activan el metabolismo.

 ¿Cuánto dura una dieta depurativa?

Antes de comenzar una dieta depurativa es importante que acudas al médico para comprobar tu estado de salud. En general, todo tipo de persones pueden realizar este plan de alimentación, excepto aquellas que sufran enfermedades crónicas como diabetes o insuficiencia renal.

La duración más adecuada es entre 3 y 6 días, aunque puede ser menor e, incluso, mayor. Cuanto menor sea el tiempo, más estricta y restringida deberá ser. En cambio, cuanto más la prolongues en el tiempo, más moderada y equilibrada será.

La rutina depurativa, es decir, el número de veces que tienes que realizar esta dieta, es entre una y dos veces al mes. No te recomendamos llevarla de forma habitual, ya que puede tener consecuencias significativas.

Ejemplo de una dieta depurativa

Una de las cosas más importantes es reducir la exposición a toxinas. Entre ellas se encuentran el alcohol, la nicotina, la cafeína, el azúcar, los lácteos y los cereales refinados. Este proceso debe durar durante un mínimo de 15 días.

A continuación, te mostramos un menú como ejemplo de dicha dieta:

– Desayuno: una infusión o café con pan integral y queso fresco.
– Media mañana: un café con leche desnatada o una fruta como manzana o pera.Ç
– Comida: verdura cocina con un filete de pollo.
– Media tarde: un yogur desnatado o una fruta.
– Cena: puré o caldo de verduras con una ensalada verde.

La dieta depurativa supone un complemento para ayudar a eliminar todos los productos desechables de tu organismo. Se basa en alimentos saludables que proporcionan todos los nutrientes necesarios, componiendo así una alimentación equilibrada.