Indolora, sin riesgos y con un gran potencial para regenerar la piel. Así es la mesoterapia virtual, el tratamiento electroestético que, a diferencia del método tradicional, no emplea agujas para mejorar la apariencia facial y corporal. ¿Quieres saber en qué consiste esta técnica, cuáles son sus efectos y contraindicaciones? ¡Síguenos y te lo explicamos con detalle! Además, si quieres ampliar tus conocimientos en tratamientos de medicina estética, también puedes formarte con nosotros con el Máster en Tratamientos Faciales y Corporales y dirigir tu carrera profesional a un sector en pleno auge.

Qué es y para qué sirve la mesoterapia virtual

La mesoterapia virtual por electroporación es una técnica estética que se basa en la emisión de corrientes de intensidad baja o moderada para facilitar la apertura de los poros y conseguir así que los principios activos penetren mejor en la dermis. De esta forma, se consigue el mismo efecto que con el método convencional pero sin emplear agujas, evitando el dolor y la posible aparición de hematomas por las inyecciones.

Este tratamiento estético permite mejorar todo tipo de imperfecciones tanto del rostro como del cuerpo y se basa en técnicas electroestéticas como la electroporación, los ultrasonidos, la crioterapia o la fototerapia.

Se trata de un tratamiento de medicina estética muy recurrente para rellenar la dermis y acabar con las arrugas, la flacidez, la papada o las estrías. También se utiliza para corregir otras imperfecciones como las bolsas en los ojos o las ojeras, por ejemplo. Y es que, gracias a las sustancias que penetran en la piel, como los aminoácidos, las vitaminas o el ácido hialurónico, se consigue una piel más reafirmada.

¿En qué se diferencia de la mesoterapia tradicional?

La principal diferencia la encontramos en el uso de agujas. La mesoterapia tradicional se basa en la inyección para introducir los principios activos en la capa media de la piel. Mientras que, la mesoterapia virtual emplea la electroporación para penetrar las sustancias con las que rejuvenecer el rostro o determinadas partes del cuerpo como las pantorrillas, los muslos, el abdomen, los glúteos o la espalda, entre otras.

La mesoterapia sin agujas no produce dolores ni molestias ni supone riesgos más allá de las contraindicaciones que veremos más adelante. Además, si quieres evitar las inyecciones en tratamientos médico-estéticos esta técnica no invasiva puede ser ideal para ti.

Resultados de la electroporación e indicaciones

Los efectos de la mesoterapia virtual se aprecian prácticamente de inmediato (efecto flash). Tras la intervención, pasadas unas 24-48 horas se notan claramente los resultados.

Este tipo de mesoterapia puede combatir imperfecciones tan comunes como la celulitis, las estrías, las arrugas o la flacidez.

Entre los efectos que se consiguen con este tratamiento, más allá de reafirmar la piel y estimular la producción de colágeno, también cabe destacar otros beneficios:

  • Potencia el tono muscular.
  • Contribuye a una piel uniforme.
  • Disminuye las arrugas.
  • Activa la circulación sanguínea y linfática.
  • Estimula la creación celular de fibras para mejorar el aspecto de la dermis.
  • Hidrata y favorece la elasticidad y luminosidad de la piel.
  • Permite mantener la dermis con un aspecto saludable y evitar la aparición de arrugas e imperfecciones.

Por otra parte, para alargar al máximo los efectos de la electroporación, hay que tener en cuenta la importancia de beber mucha agua para hidratar la piel desde dentro, y de adoptar hábitos alimenticios saludables. Los especialistas insisten en evitar el consumo de alcohol, de sal en exceso y en general, de todos aquellos alimentos que contribuyen a la retención de líquidos y que son perjudiciales para la salud, como todos los ultraprocesados.

Después de las sesiones, también se indica utilizar protector solar y evitar la exposición al sol.

¿Cuántas sesiones de mesoterapia son necesarias?

En general, los especialistas recomiendan un mínimo de ocho sesiones para que el tratamiento sea efectivo a la par que duradero. No obstante, el número de sesiones de la mesoterapia sin agujas también dependerá de las características y necesidades de cada paciente. En algunos casos puede bastar con seis veces y en otros, pueden requerirse hasta 12.

El tratamiento se puede efectuar una o dos veces por semana en sesiones que suelen durar entre 30 y 40 minutos para tratamientos corporales y una hora aproximadamente en tratamientos faciales.

Contraindicaciones y efectos secundarios de esta técnica electroestética

Si bien es cierto que la mesoterapia virtual no presenta demasiadas contraindicaciones, hay algunos casos en los que no se indica el tratamiento:

  • Patologías relacionadas con la piel como hipersensibilidad cutánea o alergias.
  • Enfermedades cardíacas, hipertensión y diabetes.
  • Cáncer e infecciones estomacales.
  • Periodo de embarazo y lactancia.

Tratamientos estéticos no invasivos, la máxima innovación en medicina estética

Los tratamientos estéticos no invasivos están basados en las últimas tecnologías del mundo de la medicina estética y son la máxima representación de la innovación en el sector. Estos avances permiten que podamos embellecer nuestro rostro y cuerpo, así como mejorar el aspecto de la piel sin tener que pasar por quirófano.

La mesoterapia virtual es un buen ejemplo de este tipo de tratamientos pero también encontramos otros como la radiofrecuencia y cavitación, el lipoláser, la carboxiterapia o la intrapoterapia. En general, estas técnicas se utilizan para retrasar el envejecimiento de la piel y estimular su regeneración natural de forma prácticamente inmediata.

La principal ventaja de recurrir a estas técnicas es que no sometemos a la piel a cambios agresivos, además de que nos ahorramos la cirugía. Pero hay otros beneficios a tener en cuenta:

  • Son tratamientos que aportan un resultado más natural y en los que el tiempo de recuperación es mínimo o nulo en el paciente.
  • No producen dolor ni riesgos para la salud y, a la vez, permiten conseguir una piel reafirmada, luminosa y tonificada.
  • Emplean la última tecnología del mercado.
  • Suelen ser tratamientos estéticos más económicos.
  • Aportan los mismos o mejores resultados y en menos tiempo.
  • Hay una gran variedad de métodos para cada objetivo: agrandar, reducir, tonificar, rejuvenecer, endurecer…

Por todas estas razones, las técnicas de estética no invasivas se postulan como las mejores aliadas para reducir las arrugas, decir adiós a la flacidez e hidratar la piel en profundidad.