¿Sueles tener migraña, cólicos, urticaria o la nariz congestionada? Quizás sea el momento de plantearte tu alimentación. Como dice el dicho, somos lo que comemos. Por eso la alimentación puede ser la causa de muchos de nuestros males. Una dieta baja en histamina puede que sea la solución a tus dolencias. ¿Nos acompañas? Te contamos qué es la histamina y cómo puede afectar a tu bienestar.

Si sientes curiosidad por la alimentación y quieres saber cómo elaborar una dieta sana para ti y los tuyos, échale un vistazo a nuestros Cursos de Dietas. O si prefieres ampliar tus conocimientos, puedes matricularte en el Máster Dietética y Nutrición y Elaboración de Dietas. Te convertirás en todo un experto en la elaboración de dietas saludables. Además, en Instituto DYN también encontrarás Formación de Coaching Nutricional.

¿Debo llevar una dieta baja en histamina?

La histamina es una amina idazólica, un compuesto vital que crea de forma natural nuestro organismo. Nos ayuda a regular las funciones del estómago, actúa como neurotransmisor e interviene en nuestro sistema nervioso central como un mediador fisiológico. Además, dicho sea de paso, nos ayuda a combatir contra cualquier reacción alérgica.

Por otro lado, todos los alimentos contienen histamina. Algunos más que otros. Y es nuestra enzima llamada DAO (diamino oxidasa) la que se encarga de recogerla para que nuestro organismo pueda transformarla en energía, es decir, metabolizar.

Sin embargo, muchas personas tienen intolerancia a la histamina. Tal y como ocurre con el gluten o la lactosa, también los hay que su organismo no acepta este compuesto. Su enzima DAO no funciona correctamente. Así que al no ser capaz de procesar la histamina que produce el cuerpo de forma natural ni la que recibe de los alimentos, se produce un exceso. Y este exceso es el que nos crea malestar.

Padecer un exceso de histamina es perjudicial

Como ya hemos dicho, las molestias por la histamina se producen cuando existe un exceso de ella. Además de ser producida por nuestro organismo, los alimentos también nos aportan histamina. De modo que si nuestro cuerpo no asimila bien este compuesto y, además, consumimos alimentos ricos en histamina, nos podemos sentir mal.

Los síntomas más comunes son la migraña, la urticaria, la congestión nasal, cólicos o la fatiga, entre otros malestares. Para poner remedio, los expertos aconsejan llevar una dieta sin histamina.

Síntomas de una intolerancia a la histamina:

  • Migrañas
  • Fatiga
  • Mal humor
  • Alteraciones del sueño
  • Aumento de peso
  • Piel atópica
  • Estreñimiento
  • Síndrome del colon irritable
  • Artritis
  • Sensación de hinchazón

Claves para seguir una dieta sin histamina

Una dieta libre de histamina se consigue consumiendo alimentos que contengan un nivel bajo de este compuesto. Aunque podrás encontrar listas de alimentos con poca histamina, lo más aconsejable es que consultes con un nutricionista o profesional de la salud que te asesore. Al poco tiempo notarás como desaparece tu malestar hasta eliminarlo por completo.

Toma alimentos bajos en histamina

No te preocupes por tomar fruta, cereales, patatas y hortalizas. La mayoría de ellos contienen niveles muy bajos. También ten en cuenta que los alimentos frescos tienen menos histamina que los que han sido congelados o precocinados. Así que elige siempre productos naturales.

Aquí va una pequeña lista con los principales alimentos que puedes tomar con total libertad:

  • Frutas como la manzana, la pera, el coco, la uva, el melón, la sandía, los higos, el melocotón, la cereza, el albaricoque y la nectarina.
  • Verduras como la lechuga, la endibia, la rúcula, la lombarda, la coliflor, la alcachofa, la zanahoria, el pepino, el calabacín, los espárragos, las judías y el apio.
  • Carnes frescas como el cordero, la ternera, el conejo, el pavo y el pollo.
  • Pescados blancos como el lenguado, la merluza, el rape, el bacalao, el pulpo, la sepia y el calamar, la lubina, la trucha de río, el mero y la dorada.
  • Leche de cabra, de oveja y sus derivados, como el queso fresco.
  • Legumbres como los guisantes, las lentejas y las judías secas.
  • La yema del huevo.
  • Algas.

Suprime los alimentos altos en histamina

Muchos de los alimentos que solemos comer a diario son ricos en histamina. Por ejemplo, la comida precocinada es una de las principales fuentes por la que nos suele llegar este compuesto.

Suprime de tu dieta estos alimentos que te detallamos a continuación:

  • Cualquier embutido.
  • Las latas de pescado en conserva.
  • El marisco.
  • Los quesos fuertes, como el azul y los curados.
  • El café y el chocolate.
  • Los cítricos en general, el kiwi y el aguacate.
  • La carne de cerdo.
  • Los tomates y espinacas.
  • Los frutos secos.
  • El huevo.
  • El vino blanco, el cava y la cerveza.

Consejos para reducir la histamina de tu organismo

Tal y como venimos diciendo, lo ideal es seguir una dieta basada en alimentos bajos en histamina. Es cierto que no podrás eliminarla del todo, pero sí que lograrás recuperar tu equilibrio y sentirte mejor.

Además de proponerte que busques un asesoramiento en dietética, te contamos algunos consejos más para que puedas incluirlos en tu rutina diaria. Junto con la alimentación, te ayudarán a reducir los niveles de histamina.

1-. Cuidado con las alergias

Las reacciones alérgicas activan la liberación de histamina de tu cuerpo. Es una herramienta para defenderse. Sin embargo, a pesar de ser un agente activo contra los alégrenos, su liberación puede desequilibrar los niveles de histamina que tolera tu organismo.

2-. Bebe mucha agua

Hidratarse con frecuencia te ayudará a descongestionar el exceso de histamina en los tejidos. Los expertos recomiendadan tomar ocho vasos de agua al día.

3-. Evita los aditivos

Los alimentos con más aporte histamínico suelen contener aditivos como conservantes y potenciadores de sabor. Además, estos potenciadores suelen impedir la reducción de este componente en nuestro cuerpo. Por eso, lee atentamente la etiqueta de los alimentos que vayas a consumir y averigua qué compuestos llevan.

4-. Modera el consumo de ciertos alimentos

Evita el exceso de bebidas alcohólicas, frutas enlatadas y vinagre de vino. También ten en cuenta que la repostería lleva levadura, la cual es rica en histamina. Te recomendamos que no abuses de estos alimentos, al final todo suma.

Con una dieta baja en histamina, el asesoramiento de un profesional y los cuatro consejos que te hemos dado, lograrás reconducir tu bienestar. ¡Y adiós al mal cuerpo!

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies