La acupuntura es una técnica que se emplea desde hace siglos para restablecer el equilibrio energético en el organismo. Se trata de un método que se basa en la creencia de que dicho desequilibrio entre las fuerzas del cuerpo humano (el Ying y el Yang) es el que causa enfermedades y dolores. Eso sí, para evitar que se produzcan lesiones, siempre debe ser practicada por profesionales cualificados y formados con un curso de acupuntura que les capacite para ejercer su práctica.

Hoy en el post te contamos un poco más acerca de esta técnica milenaria propia de la medicina tradicional china. ¿Tienes curiosidad acerca de sus orígenes? ¿Quieres saber qué tipo de dolencias se pueden a tratar a partir de esta técnica? ¡Quédate! Y si quieres estudiar acupuntura, en Instituto DYN encontrarás la titulación que buscas. ¡Empieza a formarte!

El origen de la acupuntura

La acupuntura es una técnica milenaria que utiliza agujas muy finas – normalmente de acero inoxidable – para tratar afecciones y problemas de salud. Su origen se remonta a la China de hace más de 5.000 años, en que ya se utilizaban agujas para estimular determinados puntos del cuerpo humano.

Una técnica curativa sin efectos secundarios

Si comparamos esta medicina alternativa con la medicina convencional, la acupuntura es mucho más segura para el organismo humano. ¿Por qué? Porque el tratamiento de enfermedades en medicina convencional se hace mediante fármacos químicos. En cambio, la acupuntura, al ser un método natural, no emplea productos químicos en el tratamiento, sino que se basa en el uso de agujas. No obstante, es posible que, en ciertos casos, algunos pacientes experimenten pequeños mareos debido a la punción de éstas. De todos modos, todas estas cuestiones se tratan en un curso de acupuntura de forma específica y profesional.

Pequeñas contraindicaciones de la acupuntura

Es recomendable no aplicar esta técnica en mujeres que estén embarazadas para no perjudicar el parto. Tampoco debe aplicarse en puntos del cráneo de los bebés y niños pequeños. Y, en general, es mejor no utilizar la acupuntura en puntos delicados del cuerpo humano tanto en niños como en adultos.

Cómo se diagnostica

El diagnóstico de las afecciones a tratar con dicha técnica es otro de los temas centrales que también figuran en un curso de acupuntura online. La forma que tiene la medicina tradicional china de diagnosticar las dolencias es muy diferente a la convencional. Se trata de inspeccionar el exterior para poder aportar bienestar al interior.

Con un curso de acupuntura también se aprende a diagnosticar afecciones en los pacientes. Para determinar el estado energético general del paciente, se deben observar la postura, los gestos, el pulso, la voz o la mirada. Aunque hay que tener en cuenta que existen muchas partes del cuerpo que se pueden analizar para realizar una valoración sobre el estado energético del paciente. Según las características que presente, se podrá aplicar el tratamiento necesario. Es más importante hacer un diagnóstico energético general del paciente que un diagnóstico de la propia lesión. De esta forma, podremos actuar sobre la energía, que es cambiante, pero no sobre la lesión, que es concreta y fija.

Para qué se utiliza la técnica: conocimientos que se adquieren en un curso de acupuntura

En un curso de acupuntura se explica cuáles son los usos de esta terapia alternativa para mejorar algunas dolencias del cuerpo. Asimismo, se aprecian los varios efectos positivos que ejerce la técnica sobre nuestra salud. A continuación, exponemos algunos casos en los que la acupuntura puede actuar en beneficio del organismo: 

Calmar el dolor

Esta técnica disminuye el dolor. Lo hace porque libera la tensión en las personas que reciben esta terapia. Y, a la vez, ayuda a que los músculos contraídos se relajen.

La acupuntura, además de reducir los dolores musculares, también puede aliviar dolores crónicos como dolores de espalda, artritis, artrosis o tendinitis. Igualmente, puede ser efectiva para combatir dolores agudos como cefaleas, molestias menstruales o dolores derivados de lesiones comunes, como los esguinces o las contracturas.

Reducir el estrés y la ansiedad

Se trata de un método que puede ser un remedio para aliviar el estrés. Mediante la punción de agujas se estimulan las energías del organismo. De este modo se restablecer el desequilibrio que existe entre el cuerpo y la mente. Y, en consecuencia, se consigue un estado de relajación.

Prevenir las cefaleas tensionales y las migrañas

Las terapias con acupuntura son muy efectivas para la prevención de los dolores de cabeza tensionales y de las migrañas.

Las cefaleas tensionales se producen porque existe tensión en los músculos entorno al cuello y cervicales. Este afección aparece a raíz de padecer diversas emociones como el estrés, la ansiedad, el disgusto o la depresión.

Reducir los principales efectos de la fibromialgia

La acupuntura puede aliviar el dolor que se produce cuando se padece fibromialgia. Asimismo, actúa para frenar estados de fatiga y de ansiedad. Se suele utilizar como tratamiento complementario para reducir los dolores y mejorar la calidad de vida en los pacientes.

Mejorar el bienestar

Con la aplicación de esta técnica se logra una sensación de bienestar y de relajación, ya que se reduce la tensión y el nerviosismo.

Con lo cual, como complemento a otros tratamientos habituales, la acupuntura puede ser una buena alternativa para calmar el dolor en los pacientes.

Otros dolores

Como se enseña en un curso de acupuntura, ésta también se utiliza para tratar dolores musculares, dentales, codo de tenista e incluso calambres menstruales. Muchas veces se recurre a esta técnica con la esperanza de poder curarse de forma natural y sin tener que tomar medicación.

Otras variantes de la acupuntura

La técnica de las moxas es un procedimiento de estimulación calórica. Debe aplicarse en los casos en los que la aplicación de las agujas no consigue mostrar resultados rápidos. Normalmente pasa en las personas que padecen enfermedades crónicas como los dolores articulares, asma, anemia, etc. Existen muchas personas que no encuentran en los medicamentos la solución a sus dolores crónicos y buscan técnicas de tratamiento natural para calmarlos. La moxibustión actúa en los mismos puntos que la acupuntura pero aplicando calor local mediante agujas, puros de artemisia y ventosas.