Paracetamol, ibuprofeno, aspirina… En casa tendrás alguno de estos antiinflamatorios musculares. Son los más comunes y los que más se usan para aliviar varias dolencias y enfermedades gracias a su rápida acción. Alguna vez los habrás utilizado para aliviar un dolor muscular producido por la tensión o por una lesión deportiva. Pero, ¿cómo actúa un relajante muscular? ¿Cuáles son sus principios activos? ¿Qué efectos y contraindicaciones tienen? Respondemos a todo, a continuación. Si quieres especializarte en este tema puedes formarte como Auxiliar de Farmacia y enfocarte profesionalmente a este sector.

¿Qué es un antiinflamatorio muscular?

Los antiinflamatorios musculares actúan contra la mialgia. La mialgia es un dolor muscular que puede deberse a lesiones, a traumatismos o a tensión muscular. El ibuprofeno o el paracetamol reducen la inflamación del tejido muscular inflamado. Los principios activos de estos medicamentos impiden que tu cuerpo produzca prostaglandinas, las sustancias químicas que activan los procesos inflamatorios del organismo y estimulan la percepción del dolor. Además, poseen función analgésica que alivia el dolor.

Este tipo de antiinflamatorios musculares son AINE (antiinflamatorios no esteroideos). Un grupo muy heterogéneo que se diferencia así de los antiinflamatorios naturales del organismo. Estos son los corticoides, producidos por las glándulas suprarrenales y que también poseen un efecto antiinflamatorio.

Diferencias entre antiinflamatorio y analgésico

Es importante aclarar que, aunque muchas veces se emplean como sinónimos, antiinglamatorio y analgésico no son exactamente lo mismo, ya que este último es también antitérmico y antipirético. Además, si bien es cierto que el analgésico está diseñado para aliviar dolores musculares, de articulaciones o de cabeza, no es antiinflamatorio. Entre los analgésicos están los opiáceos y, en este grupo, también puedes encontrar los opiáceos débiles, la codeína, o fuertes, la morfina.

De forma práctica, el ibuprofeno, por ejemplo, es analgésico, antitérmico y antiinflamatorio. El paracetamol es analgésico, pero no reduce la inflamación. Así, los antiinflamatorios pueden ser analgésicos, pero los analgésicos no son antiinflamatorios.

Efectos y contraindicaciones de los medicamentos musculares

En general, los principales efectos de los antiinflamatorios musculares son los siguientes:

  • La reducción de la inflamación, debido a los principios activos que bloquean la producción de sustancias químicas activadoras de la inflamación en los tejidos.
  • El alivio del dolor al reducirse la inflamación.
  • El descenso de la fiebre, pues el antiinflamatorio provoca un efecto antitérmico que reduce la temperatura corporal del organismo.

Entre los efectos secundarios de los medicamentos musculares destacan:

  • Irritación del tubo digestivo: este tipo de medicamentos suelen causar irritación en el epitelio del sistema digestivo. Puedes experimentar problemas estomacales como dolor, ardor o pesadez de estómago. Por eso es tan importante respetar la toma con la dosis correcta.
  • Hipertensión arterial: los antiinflamatorios como el ibuprofeno pueden subir la tensión.

Si tienes antecedentes de úlcera de estómago, hemorragia gástrica, presión arterial alta o insuficiencia cardíaca, no tomes este tipo de medicamentos por tu cuenta. Además, es importante que respetes la dosis diaria en función de tu edad. Toma estos medicamentos siempre con el estómago lleno y solo para tratar las dolencias indicadas, de acuerdo a las recomendaciones e indicaciones del médico.

Tipos de antiinflamatorios para combatir el dolor muscular y sus efectos

A continuación, te presentamos una lista con los tipos de antiinflamatorios, sus principales efectos e indicaciones de uso. Eso sí, es preferible no automedicarse y acudir al especialista indicado, para que prescriba el tratamiento más adecuado en cada caso. Recuerda realizar un consumo moderado, respeta las dosis y las horas de ingesta, y lee el prospecto de cada medicamento con atención.

Ibuprofeno

Es uno de los medicamentos antiinflamatorios más conocidos por su acción efectiva y versatilidad, ya que ayuda a combatir varios tipos de afecciones. Posee propiedades analgésicas para mitigar el dolor, minimiza la inflamación y disminuye la fiebre. El ibuprufeno está indicado para tratar el dolor de una lesión deportiva o aliviar tensiones musculares de la espalda o el cuello. Además, alivia el dolor de cabeza, dolores menstruales y la sintomatología de los ataques de migraña. Eso sí, es importante respetar la dosis máxima de 600 mg cada ocho horas.

Aspirina

Sin duda, el antiinflamatorio que más se utiliza a nivel mundial. Sus funciones principales son las mismas que las del ibuprofeno. La aspirina reduce la inflamación, alivia el dolor gracias a sus propiedades analgésicas y baja la fiebre. Su función más habitual es quitar el dolor de cabeza. Entre sus efectos secundarios está la disminución en la capacidad de coagulación sanguínea; por ejemplo, si te haces un corte, será más difícil parar el sangrado.

Paracetamol

Otro de los calmantes musculares más populares es el paracetamol. Con propiedades parecidas a otros antiinflamatorios. Sin embargo, aunque también tiene propiedades analgésicas, no reduce la inflamación. Es recomendable para aliviar dolores musculares, dolor de espalda o cabeza, pero no alivia la inflamación en caso de lesiones musculares.

Enantyum

Este es uno de los antiinflamatorios más potentes y debe tomarse únicamente bajo prescripción médica. Es recomendable tomarlo en períodos cortos, máximo una semana. Suele estar indicado para dolores musculares graves, traumatismos o para calmar los dolores postoperatorios.

Naproxeno

El naproxeno es un medicamento antiinflamatorio no esteroideo muy efectivo para tratar dolores leves y moderados. También actúa contra la fiebre y alivia afecciones como la tendinitis, la artritis o la artrosis.

Otros antiinflamatorios naturales

Existen alimentos y plantas antiinflamatorias capaces de aliviar los dolores musculares de manera efectiva. Para determinados dolores de tipo menos grave o agudo, puede ser más recomendable recurrir a estos productos naturales. No tienen efectos secundarios, son beneficiosos para el organismo y contribuyen a mejorar el estado general del cuerpo.

Estos son algunos remedios naturales antiinflamatorios musculares más efectivos:

Romero

El romero en infusión es un potente remedio contra los dolores musculares y la inflamación. Además, alivia los dolores de cabeza, es diurético y mejora la digestión.

Semillas de lino

Las semillas de lino contienen niveles muy altos de Omega 3 que contribuyen a aliviar los dolores. También ayudan con las alergias, el asma o la diabetes.

Ajo

El ajo reduce el dolor muscular y las inflamaciones. Entre otras propiedades, mejora la digestión, ayuda a absorber los nutrientes de los alimentos, y optimiza las funciones del páncreas y del hígado.

Jengibre

El jengibre es otro antiinflamatorio natural muy efectivo. Combate de manera eficaz problemas de artritis, artrosis o fatiga crónica. Además, entre otros beneficios, cura las afecciones de garganta y previene enfermedades cardiovasculares.

Laurel

El laurel lo puedes utilizar como aceite para tratar los dolores musculares con sesiones de masaje. Es un calmante muy eficaz, así como un gran antiinflamatorio y antirreumático.