La dieta desintoxicante es una de las soluciones alimenticias para eliminar toxinas de nuestro cuerpo. Conocida popularmente como dieta detox o dieta depurativa, es muy recomendable para recuperarse después de unos días con comidas copiosas, como las cenas y comidas de Navidad.

Si no las habéis probado ya, os animamos a que lo hagáis. Aun estamos a tiempo para ayudar a nuestro cuerpo a recuperarse de la resaca navideña. A continuación, te contamos algunas claves de la dieta antioxidante, cuáles son las pautas a seguir y qué alimentos resultan adecuados para conseguir buenos resultados. Si te interesa el tema de la nutrición y dietética, puede que te interese nuestro Curso de Dietética y Nutrición Online. Aprenderás todo sobre las necesidades nutricionales de nuestro organismo. Pero si lo que buscas es conocer más sobre la elaboración de dietas, no te pierdas nuestros Cursos de Dietas. Aprenderás todo lo que necesitas para elaborar dietas personalizadas y de todo tipo.

Cuándo y cómo llevar a cabo una dieta desintoxicante

Tal y como indica la propia palabra, desintoxicante hace referencia a la eliminación de toxinas. En nuestro cuerpo, el hígado y los riñones se encargan de eliminarlas de forma natural. Sin embargo, estas sustancias pueden dispararse como consecuencia de una vida poco saludable, una dieta inadecuada y si se practica poco ejercicio. Y si además se consumen productos como el tabaco, alcohol u otras drogas, esos niveles ascienden considerablemente.

Si se producen tales excesos, las dietas depurativas son del todo recomendables. Nuestro cuerpo no puede eliminar toxinas por sí solo y necesita ayuda.

La clave para ello es empezar por suprimir del menú todos los alimentos procesados que contienen alto contenido en grasas. Los azúcares de baja calidad también conviene eliminarlos. En vez de ellos, debemos sustituirlos por alimentos de alta calidad nutricional, como son las frutas y verduras.

En definitiva, si se sigue una dieta sana y variada es más fácil eliminar toxinas. De este modo adoptamos buenos hábitos alimenticios y por lo tanto, ayudamos a nuestro cuerpo a eliminar de forma natural otras toxinas adicionales.

Pautas a seguir para una dieta depurativa

En primer lugar, lo más importante es comenzar lo antes posible con una dieta sana y dejar atrás nuestros antiguos hábitos. No solo de nuestro cuerpo sino también de nuestra mente. Es decir, hay que evitar a toda costa el estrés y la ansiedad que una rutina poco saludable nos provoca, aunque no seamos conscientes de ello.

En segundo lugar, antes de comenzar el nuevo plan, es necesario decidir la duración de la dieta desintoxicante. Existen varias opciones, desde un día hasta una semana. Os recomendamos que consultéis esta opción con un especialista. Pero sobre todo, es muy importante que se tome conciencia de la necesidad de mantener la dieta durante el tiempo estipulado.

Por otro lado, es interesante combinar la dieta con deporte ligero. Si te ves en forma, puedes hacer ejercicios físicos de mayor intensidad. No obstante, si no estás acostumbrado al deporte es mejor que comiences con algo más sencillo, como caminar, nadar o hacer bicicleta.

Por último, es importante tener muy claro que una vez que finalizada la dieta, no se debe volver bajo ningún concepto a los hábitos de antes. Es decir, aunque no se siga una dieta estricta a diario, sí es imprescindible llevar una alimentación adecuada. Con tan solo aumentar el número de frutas y verduras y evitando los alimentos procesados se consiguen grandes resultados. De lo contrario, si el consumo de alcohol, tabaco y alimentos grasos persiste, los beneficios de la dieta desintoxicante desaparecen.

A continuación, os recomendamos algunos alimentos a tener en cuenta y otros poco que debéis evitar antes de comenzar con la dieta.

Alimentos recomendados

En líneas generales, hay que tener en cuenta estas dos claves principales que son la base de la dieta depurativa:

  • Aumentar la ingesta de frutas y verduras en las comidas. Los vegetales, además de ser saludables, contienen gran cantidad de antioxidantes que ayudan a nuestra salud. Además, tienen alto contenido en fibra, lo que hará que te sientas saciado y no pases hambre.
  • Introducir texturas líquidas y cremosas. Los batidos, purés y cremas se absorben fácilmente y su digestión es ligera.

Alimentos que se deben evitar

Es preciso evitar aquellos alimentos que han pasado por un proceso industrial. Durante la producción se les añadan azúcares libres, grasas animales poco saludables o químicos que, en exceso, pueden ser tóxicos como conservantes, aditivos o colorantes.

Ejemplo de dieta desintoxicante para un día completo

Seguidamente, os mostramos un modelo de esta dieta que incluye cinco comidas: desayuno, snack de media mañana, comida, merienda y cena.

Antes de comenzar con las comidas, se recomienda que la primera bebida del día sea un vaso de zumo de limón que puede endulzarse con canela. El limón es depurativo y hará que nos sintamos más ligeros a lo largo del día.

Para desayunar y almorzar

El desayuno podría componerse de un pequeño bol de fruta fresca recién cortada (manzana, pera, fresas, arándanos) que se pueden aliñar con un yogur desnatado. Se puede complementar esta primera comida con un vaso de leche desnatada y un par de cucharadas de avena pura. Si se desea, se puede acompañar de un caliente café con leche.

Un bocado a media mañana saciará el gusanillo hasta la hora de comer. Puedes tomarlo entre dos horas después de desayunar y dos antes de comer. Un pequeño puñado de nueces y un zumo de frutas natural será suficiente para calmar el hambre.

Para comer al medio día y en la merienda

En lo que respecta a la comida, una buena opción es una sopa de verduras natural y sin añadidos. La sopa puede ser de calabacín, tomate, patata, calabaza, cebolla y apio, entre otros. Puedes acompañar la sopa con una rebanada de pan integral y queso fresco.

Para la merienda un kiwi, un par de galletas de avena saludables (avena, aceite de oliva, harina integral y sal) y un té verde.

Para cenar

La última comida del día incluye algo más de proteína, como puede ser el pescado azul. Este pescado puede hacerse al horno, al vapor o bien a la plancha. Prueba de alegrarlo con una guarnición de verduras aliñadas con aceite de oliva y unas cuatro almendras picadas por encima. De postre pueden tomarse dos caquis u otra fruta similar.

Si se realizan varios días de dieta, podéis sustituir los alimentos de los que os hablamos por otros similares. Por ejemplo, podéis cambiar las nueces por las almendras crudas para el snack de la mañana. O el pescado por pollo a la plancha para cenar.

En resumen, la dieta desintoxicante se utiliza tras un abuso de hábitos poco saludables. Así, con una dieta basa en alimentos sanos y ricos en antioxidantes ayudarás a que los riñones y el hígado hagan su labor: la eliminación de toxinas.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies