¿Quieres tener un estilo de vida saludable? Para conseguirlo, los expertos recomiendan seguir las principales pautas y características de la dieta mediterránea y practicar deporte regularmente. Esto es debido a que nuestra alimentación es considerada una de las más saludables del mundo, ya que los ingredientes que la constituyen la hacen equilibrada a los ojos de cualquier nutricionista. Si quieres ampliar tus conocimientos, descubre nuestro curso de Técnico Superior en Dietética y Nutrición.

 

¿Cómo apareció la dieta mediterránea?

Los principales alimentos que encontramos en la llamada dieta mediterránea son aquellos que provienen del cultivo. Desde la antigüedad, en el sur de Europa han habitado diferentes civilizaciones como los fenicios, los griegos y los romanos que han trabajado las tierras y nos han dejado un gran legado nutritivo.

A ellos les debemos uno de los principales alimentos de la dieta mediterránea, el aceite de oliva. El cultivo de olivos fue uno de los más populares por todo el Mediterráneo, tanto para producir aceite como aceitunas. Otro de los elementos básicos que se empezaron a cultivar en aquella época y que aún hoy en día forma parte de nuestra dieta es el trigo, que en ese momento se utilizaba únicamente para hacer pan. Por último, el cultivo que forma la conocida trilogía mediterránea de aquella época es la uva. Además de consumir la propia fruta, las civilizaciones aprendieron a confeccionar el vino.

Estos tres cultivos junto con el pescado y las aves de corral fueron la base de la dieta mediterránea, pero no tardaron en llegar alimentos e influencias de otros rincones del mundo.

 

Mezcla de civilizaciones y culturas

Influencia nórdica

La relación y convivencia con los pueblos germánicos influyó en la alimentación de la zona bañada por el mar Mediterráneo. Se empezó a utilizar el bosque como zona agrícola y de caza y se introdujo la ganadería en los terrenos que quedaban libres de cultivo. Con estas novedades aumentó el consumo de productos de origen animal, sobretodo del cerdo. Este animal, importado de los países del norte, ganó protagonismo hasta llegar a formar parte de la dieta mediterránea.

Otro alimento que llegó junto con la civilización germánica fue la cerveza. Los países del norte destinaban la mayoría de los cereales cultivados a la producción de esta bebida, y este fue otro de los productos que poco a poco fue introduciéndose en la dieta mediterránea.

Influencia musulmana

Con la llegada de los árabes, la agricultura se transformó. Introdujeron el molino hidráulico, la agricultura de regadío y el arado de ruedas. Con estas novedades de cultivo también llegaron nuevos ingredientes a las costas del Mar Mediterráneo. Incorporaron el cultivo de arroz, de frutas cítricas y de caña de azúcar, productos totalmente desconocidos para las civilizaciones residentes en el territorio por aquel entonces.

Influencia del continente americano

El descubrimiento de América marcó un antes y un después en las particularidades de la dieta mediterránea. Cuando llegaron los colonizadores europeos, no volvieron con las manos vacías. Trajeron consigo muchos alimentos que hoy en día forman parte de la base de nuestra dieta, pero que en ese momento nunca se habían visto anteriormente y fueron grandes hallazgos.

Con la conexión del Nuevo y del Viejo Mundo llegaron nuevos tipos de cereales, verduras, hortalizas y frutas. Los más destacados y que hoy no faltan en ninguna mesa son el tomate, la patata, el maíz y el pimiento. Pero no solo introdujeron nuevas variedades de comida, el café y el chocolate también irrumpieron con fuerza en la dieta mediterránea.

 

Como podéis ver, las características de la dieta mediterránea se han ido moldeando con el paso del tiempo gracias a la influencia y la aportación de varias culturas. Pero la base de esta dieta, y por lo que se la considera saludable, es la gran cantidad de productos de origen vegetal que se consumen.

 

Características de la dieta mediterránea en la actualidad

En la primera posición de la pirámide alimenticia mediterránea encontramos frutas, verduras y hortalizas seguidas de los cereales. Los lácteos y los huevos ocupan una posición menos importante junto con la carne y el pescado. Pero el alimento estrella de la dieta que siguen los países bañados por el mar Mediterráneo es el aceite de oliva. Varios estudios afirman que los beneficios que se le atribuyen a la dieta mediterránea son gracias al consumo de este producto.

Este tipo de aceite es considerado el más nutritivo y saludable entre todos los que existen. En concreto, el aceite de oliva virgen extra contiene un alto nivel de ácido omega 3 y omega 6, por este motivo, se asocia a tener un menor riesgo de sufrir enfermedades. Su consumo reduce las posibilidades de sufrir trastornos cardiovasculares como la aterosclerosis y disminuye el colesterol LDL y los triglicéridos. Además, también contiene una gran cantidad de antioxidantes muy importantes para las defensas de nuestro organismo.

Aunque la dieta mediterránea todavía está considerada un modelo de alimentación saludable, la globalización la está transformando. Los especialistas afirman que ha aumentado notablemente el consumo de carnes y lácteos. Este cambio ha hecho que la población haya incrementado su ingesta de grasas. Además, la influencia americana ha aportado hábitos nada saludables y altos en grasas saturadas, como la comida fast food. 

 

¿Qué comer para seguir correctamente la dieta mediterránea?

Para llevar un estilo de vida saludable podemos consultar la pirámide alimenticia de la dieta mediterránea. Según esta dieta debemos consumir aceite de oliva, verduras, hortalizas y frutas en cada comida. Los cereales también están en primera posición, pero se recomienda tomarlos integrales. En la segunda escala encontramos alimentos como los frutos secos, las semillas, el ajo, la cebolla o los lácteos, que debemos consumirlos una vez al día. La dieta mediterránea defiende un bajo consumo de carne y pescado, alternando los dos alimentos pero sin consumirlos a diario.

Descubre la periodicidad y las cantidades que debemos consumir de cada alimento en la siguiente pirámide nutricional. Si seguimos esta dieta y realizamos ejercicio de forma regular conseguiremos llevar un estilo de vida saludable.

Descubre las características de la dieta mediterránea y de su pirámide alimenticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies