Los diferentes métodos de conservación de alimentos han variado a lo largo del tiempo. Pero son imprescindibles para evitar que los productos alimenticios se estropeen. Además, cada tipo de alimento requiere de determinadas formas de conservación. ¿Por qué? Porque conservan mejor sus propiedades sobre todo si no van a consumirse de manera inmediata. De todo esto vamos a hablar hoy en nuestro post. Comenzamos por explicarte qué es la conservación de los alimentos.

¿Te gustaría ser un especialista en alimentación? Especialízate en el ámbito dietético y nutricional con el Curso Nutrición que mejor se adapte a tus necesidades.

Definiendo la conservación de alimentos

Dado que los alimentos se deterioran con cierta rapidez, conocer los métodos de conservación de alimentos es fundamental. Pues bien, todo lo que hacemos para mantener los alimentos en buen estado es una forma de conservarlos. Lo cual significa preservarlos, es decir, mantenerlos en buen estado durante un tiempo. Por tanto, estamos hablando de las técnicas y procedimientos que utilizamos para que los alimentos se conserven en buenas condiciones. 

¿Por qué se deterioran los alimentos?

Los microorganismos son los causantes del deterioro de los alimentos. Por tanto, los procesos que usemos, las técnicas y métodos de conservación de alimentos que apliquemos procurarán evitar que estos se descompongan. Cuanto más retardemos el daño que los microorganismos ejercen sobre los alimentos más tiempo se conservarán.

Métodos de conservación de alimentos 

Vamos a explicarte los métodos de conservación de alimentos más habituales en la actualidad.

Congelación

Esta técnica de conservación de alimentos consiste en someter a los alimentos a temperaturas de menos de 0 ºC. Lo habitual es que estén a -4ºC, para evitar que el posible calor externo les afecte. A estas temperaturas los procesos que las enzimas de los microorganismos realizan se detienen. Por lo tanto, no eliminamos microorganismos sino que los mantenemos hibernados.

Eso sí, es importante destacar que lo que llamamos la cadena de frío debe mantenerse en todo momento. Te pondremos un ejemplo: imagina que acudes a un supermercado y compras alimentos congelados. Tras comprarlos no los conservas en bolsas especiales de frío en tu coche y te vas a realizar otros recados. Llevas las bolsas en el maletero y lo aparcas al sol. Con lo cual, los alimentos pueden llegar a casa en mal estado.

Si se rompe la cadena de frio estamos haciendo que los microorganismos comiencen a descomponer los alimentos. Por ello, las cadenas de supermercados y tiendas de alimentos tienen esto en cuenta para evitar riesgos.

Refrigeración

Otro de los métodos de conservación de alimentos es mantener a temperaturas bajas los alimentos con el mismo objetivo. Sin embargo, la temperatura que se usa es la de 5ºC. En este caso es una cadena de frio para alimentos frescos que requieren de este tipo de conservación pero no están congelados. ¿Qué te recomendamos? Igual que en el caso de los congelados, intenta que la cadena de frío no se rompa. Utiliza bolsas o recipientes adecuados en el traslado. 

Calentamiento

Calentar ciertos alimentos también es una técnica de conservación. Por ejemplo, llevar a ebullición, cocción, pasteurización, uperización y esterilización. Las leches y otros productos utilizan estos métodos de conservación de alimentos.

Deshidratación o secado de alimentos

Cuando los alimentos se deshidratan los microorganismos no pueden descomponerlos. Las enzimas de éstos dejan de funcionar. ¿En qué tipo de alimentos se puede utilizar esta técnica? Por ejemplo, en legumbres, en granos, en frutas como las pasas, en semillas. Suele ser un método que ayuda a mantener largos los alimentos en buen estado para su consumo durante largos períodos de tiempo.

Las diferentes formas que hay para deshidratar los alimentos son:

  • El secado natural, con el sol dándole al alimento directamente.
  • Secado artificial con hornos, túneles o secadoras.

Salazón y ahumado

El efecto de la salazón es deshidratar parcialmente los alimentos, reforzar su sabor e inhibir ciertas bacterias. Es una técnica similar a la deshidratación, pero menos profunda. Mientras que el ahumado es un método que funciona así: el humo de, por ejemplo, la madera de haya hace que se generen productos químicos. Estos producen un efecto de desinfección en el alimento.

Enlatado

En este caso se esteriliza el envase y el alimento. Se introduce esterilizado y se cierra herméticamente. Los recipientes pueden ser de diferentes materiales.

Encurtido

Este es otro de los métodos de conservación de alimentos. Consiste en echar sal al alimento y luego vinagre. Sirve para vegetales, pescados y carnes.

Concentración de azúcar

Al aumentar la concentración de azúcar en algunos alimentos se frena el crecimiento de las bacterias. Además, se sellan al vacío y se tapan herméticamente. Las mermeladas y otras conservas con azúcar son un  buen ejemplo.

Aditivos químicos

Los métodos químicos de conservación de alimentos también se utilizan para preservar el estado de los mismos. Pero aquí vamos a extenderos algo más puesto que nos interesa que conozcas en profundidad sus pros y contras.

Los aditivos son sustancias que se añaden a los alimentos para evitar su deterioro. Algunos, incluso, mejoran el aspecto del alimento.

Los más habituales son:

  • Benzoato de sodio.
  • Ácido acético.
  • Citrato de sodio.
  • Sulfuro y nitrito de sodio.

Los aditivos químicos se clasifican según el uso que se les dé, por ejemplo: aromatizantes, colorantes, conservantes, antioxidantes, acidulantes, edulcorantes, espesantes…

Ventajas y desventajas de la conservación de alimentos

Las principales ventajas de la conservación de los alimentos son:

  • Los alimentos duran más tiempo.
  • Se mantienen en mejores condiciones.
  • Facilita el traslado de alimentos.
  • Mejora la calidad sanitaria de los alimentos.
  • Se pierde menos cantidad de alimento y se reducen gastos.

Entonces, ¿qué desventajas puede tener utilizar un método de conservación?

Ciertos alimentos pueden perder sus propiedades si la conservación no es adecuada. Por ejemplo, al congelar ciertas frutas o verduras pueden variar sus consistencias.

También, pueden perderse nutrientes si las técnicas de conservación de alimentos no son las más adecuadas. Es necesario hacer hincapié en realizar adecuadamente cada método y teniendo en cuenta cada tipo alimento. ¡No romper la cadena de frío! ¿Recuerdas?

En definitiva, los métodos de conservación de alimentos nos ayudan a mantenerlos en condiciones óptimas para poder consumirlos. Algunos los utilizamos en nuestros hogares, mientras que otros se emplean en las grandes cadenas de alimentación. Por otro lado, existen diferentes formas y técnicas de conservación, cada una tiene sus propias ventajas. Conservar alimentos es adecuado para la mayoría de alimentos. Sin embargo, existen algunas desventajas como la pérdida de textura, color, olor y sabor. Pero en general, siempre se han usado técnicas para preservar los alimentos. ¿Tú que opinas?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies