¿Has oído hablar de los complejos vitamínicos? Muchas personas creen que este tipo de productos son adecuados para darnos energía cuando nos sentimos agotados. Esto es cierto pero, además, aportan muchos otros beneficios para la salud. Eso sí, hay que saber cuáles son los más adecuados para sentirnos con más energía y tener una mejor calidad de vida. Si quieres tener un conocimiento más profundo sobre vitaminas y suplementos nutricionales y estás buscando dónde estudiar Auxiliar de Farmacia, ¡echa un vistazo a esta titulación!

¿Qué son los complejos vitamínicos y para qué se utilizan?

¿Sabías que nuestro cuerpo necesita vitaminas para funcionar bien? Además, estas deben proceder de la alimentación, ya que no tenemos la capacidad de sintetizarlas. Por ello, su escasez está relacionada con problemas de salud.

Los complejos vitamínicos son preparados a base de vitaminas con una finalidad concreta. Pueden contener una sola vitamina, varias de ellas o, incluso, combinarse con minerales. Estas se suelen clasificar como hidrosolubles (B y C) o liposolubles (A, D, E, K, F). Estas últimas, como se disuelven en grasas, deben tomarse siempre con algún aceite o con la comida.

Su finalidad es la de aportarnos los nutrientes que le faltan a nuestro organismo, lo cual puede estar relacionado con diferentes causas. Para algunas personas, una mejora en la alimentación podría ser suficiente. En cambio, otras podrían necesitar este tipo de suplemento nutricional. 

¿Es bueno tomar complejos vitamínicos?

Los complejos vitamínicos pueden ser muy beneficiosos para tu salud, siempre y cuando los tomes de forma adecuada. Esto significa que debes ingerirlos siempre bajo la recomendación y supervisión de un médico o especialista de la salud. Él podrá establecer un tratamiento personalizado e ir valorando los resultados en tu organismo.

En general, las vitaminas se deben tomar cuando tienes un déficit de algunas de ellas por diferentes motivos. Podría ser por una alimentación poco equilibrada, por problemas de salud o bien porque necesitas un aporte extra (etapas de mucho rendimiento, embarazo, tercera edad, etc).

Tomar este tipo de productos por tu cuenta puede conllevar riesgos para la salud. En especial, si padeces alguna enfermedad o estás tomando medicación, ya que se podrían presentar interacciones entre sí Además, también es fundamental conocer bien la manera de tomarlos, el momento del día, si deben tomarse en ayunas o con la comida, durante cuánto tiempo, etc.

¿Cuándo es necesario tomar vitaminas?

¿Y cómo saber si debes tomar vitaminas? Este tipo de nutrientes cumplen numerosas funciones en tu organismo. Por ello, su déficit puede causarte síntomas o molestias a corto plazo y enfermedades a largo plazo.

En este sentido, las vitaminas pueden ser necesarias para mejorar trastornos de salud o aliviar los síntomas de determinadas enfermedades. También pueden ser el complemento perfecto en aquellas etapas más intensas. Por ejemplo, para prevenir o mejorar estados de estrés, cansancio, decaimiento, nerviosismo, etc. En esos momentos puedes hablar con tu médico para valorar la posibilidad de tomar algún complejo.

Los mejores complejos vitamínicos para el estrés

Si estás pasando por un período de estrés, deberías consultar con tu médico si puedes tomar un suplemento vitamínico para evitar los trastornos nerviosos y otros problemas de salud relacionados. Por ejemplo, los complejos de vitaminas del grupo B te podrían ayudar a fortalecer la función cerebral y mejorar tu estado de ánimo.

Además, si el estrés es intenso o se prolonga, es posible que notes una bajada en tus defensas. Para reforzar el sistema inmunitario, además de las vitaminas B, también podrían ayudarte la A, la C y la E.

Vitaminas para el cansancio y la falta de energía

El agotamiento no implica solo no tener fuerzas para realizar tu rutina. También se relaciona con irritabilidad, cambios de humor, somnolencia, problemas de concentración, dolor de cabeza e, incluso, con envejecimiento prematuro.

En este caso también son adecuadas las vitaminas del grupo B, las cuales te ayudan a combatir el cansancio y aumentar tu vitalidad y energía, además de mejorar los síntomas que hemos mencionado. En particular, la B1, B2, B3, B5, B6 y B12, las cuales se pueden combinar con vitamina C. Además, no olvides optar por una alimentación muy nutritiva.

Suplementos para deportistas

Los deportistas también podrían necesitar un aporte extra debido a su alto rendimiento físico constante. Para ellos, los nutrientes más beneficiosos son las vitaminas antioxidantes, la A, la C y la E. Estas ayudan a compensar los efectos del gran estrés oxidativo que puede causar una actividad excesiva.

En algunos casos podrían recetarse también determinados minerales como el magnesio. No obstante, una dieta específica será siempre la base para evitar carencias y asegurar el máximo rendimiento.

Apoyo en el embarazo

Durante el embarazo, las necesidades nutricionales aumentan para asegurar el buen desarrollo y bienestar, así como la salud de la gestante. Aunque una buena alimentación es siempre la clave, suele haber un déficit de vitamina B9 o ácido fólico.

Esta vitamina hidrosoluble es imprescindible para la síntesis de ADN y el sistema nervioso fetal. Por ello se les recomienda a las mujeres tomarla desde que empiezan a planificar el embarazo.

Otras vitaminas que se pueden recomendar durante la gestación son la B12 o la C. Sin embargo, como te comentamos, será siempre el médico el encargado de recetarlas.

¿Cuánto tiempo se pueden tomar un suplemento vitamínico?

El tiempo que deberás tomar los complejos vitamínicos es muy variable, ya que depende de muchos factores. Por ejemplo, de tu edad, de lo que quieres tratar, del tipo de vitaminas, etc.

A veces puedes obtener beneficios en cuestión de horas. Sin embargo, muchas personas necesitarán esperar, por lo menos, varios días o semanas para empezar a notar resultados. En algunos casos, el tratamiento deberá extenderse durante largas temporadas con periodos de descanso.

El complemento a un estilo de vida saludable

Por último, no debes olvidar que estos complementos nutricionales no son la solución milagrosa por sí solos para ningún problema. Son un suplemento muy efectivo para reforzar una alimentación y un estilo de vida saludable cuando tienes algún déficit concreto. El exceso de algunos de ellos podría ser perjudicial para la salud.

Ahora ya conoces un poco más a fondo los complejos vitamínicos, en qué casos pueden ser beneficiosos y también las precauciones que debes llevar a cabo para mantenerte saludable.