Los hábitos saludables para niños son de vital importancia para el desarrollo de sus personalidades. A estas edades se aprenden con mayor facilidad conceptos que van a resultar claves en su vida. Por eso, es importante reforzar las buenas pautas de comportamiento a lo largo de la infancia.

Sin duda, la alimentación es uno de los factores más relevantes de la vida de los niños. Estos, por su parte, aún no tienen un uso de razón suficiente para entender lo que es bueno para ellos. Por consiguiente, el control de los padres durante esta etapa resulta indispensable. Un control que debe traducirse en orientación y aprendizaje.

A continuación, te mostramos cómo transmitir buenos hábitos alimenticios a los chavales. Toma nota de cuáles son y cómo puedes reforzarlos. Pero si tu interés va más allá, te recomendamos que no te vayas sin echarle un vistazo a nuestro Curso de Nutrición. Ahora puedes convertirte en un experto del sector alimenticio.

Conoce los hábitos saludables para niños más recomendados

Comer es una de las actividades más importantes que hacen los niños cada día. Por eso, es importante no dejarla a la improvisación. Hay que prepararla con un poco de formalidad. Nos referimos a que, para que la comida les siente bien, vale la pena enseñar hábitos saludables para niños.

El primero de ellos consiste en lavarse siempre las manos. La higiene -no es ningún secreto- hace de frontera de las enfermedades. Y ten en cuenta que las manos son los principales focos de contagio de bacterias, como las que provocan los constipados.

Pero no basta solo con esta precaución. También vale la pena seguir otras normas. Cuando se está comiendo hay que centrar la atención en lo importante, ni la televisión ni los juguetes, lo ideal es que estén lejos de la mesa durante el tiempo que dure la comida.

El tiempo reservado para comer ha de ser una agradable experiencia en familia. Un momento de relajación que sirva también para hablar intimar con los miembros de la familia. En ningún momento tiene que originar peleas, y menos por la comida.

Recuerda que es importante que se respeten unos horarios regulares para la comida. Esta circunstancia facilitará la organización y la disciplina de los niños.

Algunas pautas básicas de la nutrición infantil

Además de las costumbres citadas, hay pautas generales cuya asunción serán esencial en los hábitos saludables para niños. Por ejemplo, la de realizar cinco comidas al día. Repartir los alimentos entre ellas hará que no lleguen con hambre a las principales. De este modo, evitarás los atracones, puesto que tendrán una mayor sensación de saciedad.

Si consigues combatir la tendencia a comer de más, protegerás a tus niños de la obesidad y diabetes. Además, tienes que inculcarles la importancia de hidratarse continuamente. El agua y los zumos naturales serán los recursos adecuados para ello.

Por otro lado, puedes utilizar algunos trucos para contribuir a que las comidas sean exitosas. En primer lugar, trata de presentar los platos de manera atractiva. Sobre todo, si vas a introducir un nuevo alimento que piensas que puede disgustarles. En segundo lugar, ten una especial paciencia con los sabores que no les gusten. De nada servirá insistir en que se lo coman en ese mismo momento. Comprende que les desagrade un sabor y, para la próxima ocasión, trata de camuflarlo en un formato con otros alicientes.

Da ejemplo con tus actitudes. Ya sabes que los niños tienden a copiar los comportamientos que ven en sus padres. Así que evita las discusiones, interrupciones en la comida y malas acciones con los platos. Enseña a utilizar los cubiertos y buenas costumbres. Por ejemplo, que no hablen con la boca llena ni coman con las manos.

¿Qué alimentos deben tomar los niños?

Lo primero que has de tener en cuenta es que la dieta de los más peques debe ser equilibrada. Por tanto, ha de tener una presencia proporcionada de todos los nutrientes. Esta nutrición compensada es indispensable en estos momentos centrales de su desarrollo corporal y mental. Entre los alimentos que no pueden faltar en los hábitos saludables para niños es su dieta, destacamos los siguientes. Toma nota:

  • Las frutas aportan micronutrientes como los minerales y las vitaminas. En especial, la C. Su fibra es imprescindible para regular su buen tracto intestinal. Tres piezas al día es una buena dosis.
  • Las hortalizas y verduras contienen similares nutrientes a los de las frutas frescas. También tienen efectos antioxidantes. Las ensaladas son unos platos propicios para presentarlas.

  • La leche y sus derivados (quesos, yogures, etc.) son innegociables en esta época. No olvides que llevan calcio, muyimportante para la formación de los huesos. Asimismo, es una fuente notable de vitaminas y proteínas.

  • Los embutidos y las carnes también aportan nutrientes, pero es necesario retirar sus grasas saturadas.

  • Los mariscos y pescados también son ricos en los nutrientes ya citados. Y, además, cuentan con los ácidos grasos omega 3, tan relevantes para el funcionamiento del sistema inmunológico.

  • Los huevos son fuentes fundamentales de minerales y proteínas.

  • Las legumbres contienen vitaminas, proteínas, minerales e hidratos de carbono.

  • Los cereales (pasta, pan, arroz, etc.) serán las bases alimenticias.

  • Los frutos secos proporcionan energía y fibra y disminuyen los niveles del colesterol malo.

¿Qué alimentos hay que vigilar en la dieta infantil?

Aunque tengamos claro que los niños deben tener una dieta variada, también debemos saber qué alimentos le sobran. Y en este sentido, no les hacen ningún bien los alimentos azucarados. Así que no les premies cuando hagan cosas bien, con ellos. No podemos fomentar una peligrosa adicción a estos alimentos. Es lo mismo que puede suceder con los procesados. Estos contienen grasas tran, que son muy perjudiciales para la salud de los más pequeños.

Así mismo, controla la sal en las comidas, dado que provoca la peligrosa retención de líquidos. En cuanto a las bebidas, que eviten las carbonatadas y las que lleven mucho azúcar (como algunos zumos).

En este sentido, no les convienen los alimentos con calorías vacías. No aportan energía, pero sí que engordan. Las gominolas y otras chucherías se hallan en esta categoría.

Como ves, los hábitos saludables para los niños en cuanto a su alimentación son de vital importancia para una correcta educación y la salvaguarda de su salud.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies