Una vida saludable se consigue, principalmente, con la suma de unos hábitos sanos y una dieta equilibrada. Todos estamos de acuerdo. Pero, ¿te has preguntado alguna vez qué propiedades contienen los alimentos? Si sabes responder a esta pregunta, sabrás combinarlos entre sí para conseguir una dieta potencialmente beneficiosa para tu salud y bienestar. Y si tu respuesta alberga alguna duda, no te preocupes. Hoy te traemos una clasificación de los alimentos según su función, para que empieces a darle a tu organismo los nutrientes que necesita para vivir cada día.

¿Te animas? Sigue con nosotros y ¡dale sentido a tus comidas! Si después de leer este post sientes curiosidad por la alimentación y por la elaboración de dietas a medida, te sugerimos que eches un vistazo a nuestra oferta académica. Puede que nuestra Formación Coaching Nutricional sea lo que estés buscando.

Clasificación de los alimentos según su función

¿Te suena la pirámide nutricional o alimentaria? A continuación vamos a agrupar los alimentos más importantes sobre los cuales se basa cualquier dieta sana y equilibrada. Así que si lo que buscas es aprovechar los nutrientes de cada alimento en tus menús diarios, te recomendamos que no pierdas de vista este post y tomes nota.

Pan, cereales, pasta y arroz

Estos cuatro alimentos son la base de nuestra dieta. Si lo extrapolamos a la pirámide alimentaria se situarían en la parte más grande, en su base. Estos alimentos están compuestos por carbohidratos complejos o hidratos de carbono de absorción lenta, muy beneficiosos para nuestra salud. Sin ellos nuestro día a día nos costaría un sobre esfuerzo tanto físico como mental porque son los que nos aportan energía.

Por eso se recomienda que estos alimentos estén presentes en cada uno de nuestros platos, ya que aportan la cantidad de carbohidratos que necesita nuestro organismo para funcionar.

Frutas y verduras

La función principal de estos alimentos es aportarnos, principalmente, fibra, vitaminas y minerales. Cuanta más variedad de frutas y verduras consumamos en nuestra dieta, más variedad de estos nutrientes obtendremos.

Estas propiedades se encargan de regular las reacciones metabólicas. Es decir, ayudan a nuestro organismo a realizar funciones tan vitales como por ejemplo, la coagulación de la sangre, la formación del colágeno, prevenir infecciones o cicatrizar nuestras heridas.

Carnes, pescados, huevos, legumbres y lácteos

Situados en un escalón por encima de las frutas y verduras, estos alimentos ocupan un espacio más pequeño en la pirámide. Contienen más cantidad de proteínas y grasas, y por eso mismo los expertos recomiendan reducir su consumo a 2-3 veces por semana. Solo tienes que distribuirlos de forma espaciada en tu dieta.

Recuerda que estos alimentos también nos aportan energía, pero se trata de una energía muy calórica. Así que si padecemos de colesterol, por ejemplo, se recomienda moderar el consumo de estos alimentos.

Grasas, aceites y dulces

Principalmente estos alimentos contienen valores calóricos muy elevados y aportan demasiada energía en forma de carbohidratos de absorción rápida. Normalmente no la llegamos a usar toda y es entonces cuando generamos reservas de energía y engordamos. Por esta razón, los nutricionistas sitúan estos alimentos en el pico más alto de la pirámide, porque su consumo debe ser ocasional y moderado e incluso opcional.

Clasificación de los nutrientes principales

Ya hemos visto la clasificación de los alimentos según su función. Ahora veremos cómo se clasifican según sus propiedades.

Hidratos de carbono y glúcidos

Tal y como señalan los expertos, los glúcidos y los hidratos de carbono son el nutriente más importante de nuestra alimentación. Son los que nos aportan gran parte de la energía que nuestro organismo necesita para afrontar el día a día, y por eso se recomienda que ocupen entre el 50% y el 55% de nuestra dieta diaria.

Pero, ¿por qué son tan importantes estos nutrientes? Porque los glúcidos se transforman en glucosa para que nuestras células funcionen correctamente. Y en lo que se refiere a los hidratos de carbonos, nos aportan la energía a través del azúcar que se desprende de ellos. Pero ojo, es importante que los diferenciemos en dos tipos: los simples y los complejos. Esta diferencia depende de lo rápido que nuestro organismo tarda en absorberlos. Cuanto más lento se absorban, más saciados estaremos y menos apetito tendremos. Por eso es preferible que consumamos más hidratos de carbono complejos que simples, porque si consumimos más azúcar del que podemos quemar, es probable que ganemos peso.

Lípidos

Conocidos comúnmente como grasas, los lípidos, también nos aportan energía, pero demasiado calórica. Por eso, es necesario llevar un control de las grasas que ingerimos.

Sin embargo, en contra de lo que nos pueda decir nuestra intuición, los lípidos son esenciales para nuestro organismo. Los necesitamos para absorber las vitaminas llamadas liposolubles. Estas son: la vitamina A, vital para la respuesta inmunitaria, la D, un esteroide que deriva el colesterol, la E, un antioxidante que ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y la K, que participa sobre todo en la coagulación de la sangre. Pero además, las grasas actúan como un componente estructural de las células y ayudan en el desarrollo y funcionamiento del cerebro .

Por otro lado, existen dos tipos de grasas: las vegetales y las animales. En nuestra dieta diaria podemos recurrir a las vegetales. Aunque debemos tomarlas con moderación, las necesitamos, porque estas son precisamente las que se encargan de metabolizar las vitaminas que acabamos de mencionar. Y en cuanto a las grasas animales, son las que los especialistas aconsejan eliminar del menú. Estas son las causantes de la subida de los niveles de colesterol en muchas personas.

Aun así, los especialistas recomiendan tomar ácidos grasos como el omega-3 y el omega-6, ya que son las grasas más saludables. Estas “grasas buenas” son las que nos ayudan a mantener nuestro corazón y las arterias sanas.

Proteínas

Las proteínas son imprescindibles para nuestro organismo ya que nos aportan los aminoácidos esenciales que no podemos producir. Además, se encargan de la composición de las hormonas, anticuerpos y enzimas. Están presentes tanto en alimentos vegetales como animales, de manera que son fáciles de conseguir y de combinar. Las personas que practican deporte habitualmente pueden incrementar su consumo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies