En la sociedad actual se han incrementado de forma progresiva algunas patologías. Una de ellas es la dislipemia o hipercolesterolemia. Por ello, en este post queremos contarte cuáles son las causas del colesterol. Y es que esta sustancia, aunque puede estar ligada a un componente hereditario, se encuentra íntimamente relacionada con el tipo de dieta que sigues.

A continuación, vamos a ahondar en el origen, en las funciones y causas del colesterol con el fin de que puedas mantenerte en los niveles adecuados y prevenir distintas patologías asociadas. ¿Nos acompañas?

Y si quieres ampliar tus conocimientos para fomentar la mejora de la salud nutricional desde una perspectiva profesional, puedes especializarte con una Formación en Coaching Nutricional

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una sustancia de características muy similares a la grasa y necesaria para el buen funcionamiento del organismo.  De hecho, forma parte de las membranas de todas las células del cuerpo. Además, es el sustrato de algunas hormonas como las sexuales y las de origen suprarrenal.

Por otro lado, facilita la digestión de los alimentos, ya que es un precursor de los ácidos biliares, responsables de la acción de la bilis a nivel de la vesícula biliar. Por lo que, sin esta sustancia, probablemente las digestiones serían más pesadas y molestas.

Debes saber que existen dos tipos de colesterol:

  • Colesterol HDL o de alta densidad, también conocido como “colesterol bueno”. Proviene de los tejidos y de la placa de ateroma de los vasos sanguíneo y regresa al torrente circulatorio para convertirse en energía. Es beneficioso porque evita la acumulación de grasa y previene enfermedades como los infartos cardiacos y cerebrales, actuando como cardioprotector.
  • Colesterol LDL o de baja densidad, popularmente el “colesterol malo”. En este caso, su exceso puede dar lugar a arterioesclerosis al quedar acumulado en las arterias. La arterioesclerosis, además, está asociada a múltiples patologías, fundamentalmente vasculares, que comentaremos más adelante. En definitiva, lo recomendable es mantener bajos los niveles de esta sustancia.

¿Cuáles son las causas del colesterol?

El colesterol se obtiene, principalmente, de los alimentos que ingerimos. Mientras que, en una pequeña proporción, procede de la producción hepática, que posteriormente lo transporta a los tejidos a través del riego sanguíneo.

Las causas del colesterol están relacionadas, en gran parte, con una mala alimentación, excesiva en el consumo de grasas o bien, por alguna predisposición hereditaria que provoca un aumento de la producción endógena a nivel hepático.

En este sentido, resulta conveniente que te esfuerces por mantener unos niveles adecuados de colesterol, dado que su exceso se deposita en las paredes de las arterias formando las peligrosas placas de ateroma. Estas placas provocan la rigidez de la pared de las arterias y su obstrucción. Éstas, incluso, en algunas ocasiones pueden romperse y formar trombos y émbolos que viajan a través del torrente sanguíneo desencadenando la isquemia de los tejidos irrigados por dichas arterias.

Patologías asociadas al colesterol LDL

Seguidamente, te mostramos algunos ejemplos de los efectos nocivos que tiene el colesterol:

  • Infarto de miocardio. Se trata de una patología potencialmente mortal que puede condicionar el estado de salud de por vida. Debe ser diagnosticado precozmente para recibir el correspondiente tratamiento.
  • Isquemia de miembros inferiores. Es una patología muy dolorosa que produce frialdad en las piernas y, en situaciones extremas, incluso la necrosis del tejido de esta parte del cuerpo.
  • Isquemia intestinal. También muy dolorosa, se produce por la falta de sangre irrigada a los intestinos, pudiendo llegar a necrosar el tejido intestinal.
  • Accidentes cerebrovasculares (ictus). Pueden manifestarse secuelas neurológicas crónicas o, incluso, provocar la muerte.

Para evitar estos problemas debes mantener los niveles del colesterol total por debajo de los 200 mg/dl. Para ello, deberás realizar revisiones de forma anual con tu médico de cabecera y someterte a los análisis oportunos. En caso de alteraciones analíticas se deberán indagar las causas del colesterol y ajustar una terapia personalizada.

¿Cómo combatimos el colesterol?

Existen 3 formas básicas de contener el transcurso de las causas del colesterol. Toma nota:

  • Ingesta de alimentos con bajo contenido en grasas. Suele resultar efectivo en la mayor parte de los casos, no así en los de colesterol hereditario. Consiste en retirar de la dieta aquellos alimentos que tenga mucha grasa como mantequillas, quesos, algunos lácteos, la yema del huevo, los fritos…
  • Realización de ejercicio. Gracias al deporte aumentas los niveles de colesterol bueno y reduces el LDL. Es recomendable que lo practiques al menos dos o tres veces por semana con una intensidad moderada. Caminar a una velocidad media durante una hora es una opción muy saludable.
  • A través de medicamentos. Será lo indicado cuando las alternativas anteriores no son suficientes o el origen del cúmulo de grasas en las arterias es hereditario. Existe un gran abanico de fármacos que pueden ayudarte si este es tu caso. El grupo de las estatinas es el más conocido, puesto que consiguen adherir el colesterol y eliminarlo por vía digestiva. Por otro lado,  algunos alimentos contienen suplementos procedentes de productos naturales, como los esteroles vegetales, que también pueden serte útiles.

Ejemplo de un menú de una dieta libre de colesterol

Ahora, vamos a proporcionarte un ejemplo de dieta para orientarte en caso de que tengas el colesterol elevado y necesites cuidarte a nivel nutricional:

  • Desayuno: café o infusión con leche desnatada, pan con aceite de oliva y una pieza de fruta del tiempo.
  • Almuerzo: yogur desnatado natural o con frutas junto con un pequeño puñado de cereales integrales.
  • Comida: pasta integral con tomate natural y champiñones (o cualquier otro tipo de vegetal). Salmón al horno, un trocito pequeño de pan y fruta de temporada.
  • Merienda: 2 tostadas con queso blanco bajo en grasas y una infusión.
  • Cena: revuelto de claras de huevo con ajos tiernos o espárragos trigueros o ensalada de verduras de hoja verde y de postre fruta de temporada.

La mayoría de los alimentos son intercambiables por otros. De forma que, puedes configurar tu propio menú semanal a tu gusto, adaptando los alimentos que más te agraden y variándolos para no desmotivarte.

Como ves, resulta esencial hacer lo posible, a través de la alimentación y la actividad física, para combatir las causas del colesterol. Acude con frecuencia a tu médico para detectar cuanto antes las alteraciones y poder tomar las medidas oportunas para controlarlo y prevenir enfermedades. Tu salud lo merece, ¿no crees?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies