¿Conoces los tratamientos de rejuvenecimiento facial destinados a mejorar el aspecto de nuestro rostro? Descubre qué técnicas y métodos son los más efectivos, cuáles son sus efectos y para qué se utilizan en cada caso. Toda la información en nuestro post de hoy, ¡No te lo puedes perder!

¿Qué combate el rejuvenecimiento facial?

Con el paso del tiempo, la piel se va dañando y debilitando. Esto es debido a que la dermis cada vez produce menos colágeno y el proceso de renovación de la piel se va ralentizando. A parte del proceso de envejecimiento natural, hay otros factores que pueden agravar y acelerar el envejecimiento, como el consumo de alcohol, el tabaco o la exposición excesiva a los rayos solares.

A medida que la piel del rostro pierde elasticidad van apareciendo imperfecciones: se dibujan líneas de expresión, aparecen arrugas, se empiezan a apreciar las patas de gallo, las ojeras se acentúan y las manchas asoman. Para combatir este deterioro, hay hábitos saludables que nos ayudan a disminuir los efectos de la edad, pero no consiguen detener el reloj que marca el paso del tiempo.

Arrugas

Las arrugas que se dibujan en nuestra piel son líneas de expresión que se van formando de forma natural como consecuencia del paso del tiempo. El movimiento de los músculos faciales y el efecto de la gravedad también influyen en su aparición.

Manchas

Con la edad, la piel se transforma y se vuelve más frágil, delgada y pierde pigmento. Esto hace que aparezcan manchas de color marrón oscuro, aunque estas imperfecciones también se asocian a la exposición solar excesiva.

Ojeras

El oscurecimiento de la piel de debajo de los ojos es conocido con el nombre de ojeras. Esta imperfección es un problema muy común del envejecimiento, ya que si en esta zona del rostro la piel ya es más fina habitualmente, cuando la piel envejece aún es más exagerado.

Por este motivo, cada vez hay más personas que buscan técnicas de rejuvenecimiento facial para eliminar las imperfecciones que van apareciendo con la edad. Y la mejor solución, si no se quiere recurrir a la cirugía, son los distintos tratamientos que explicamos a continuación.

Tratamientos de rejuvenecimiento facial sin cirugía

Hilos tensores

El tratamiento con hilos tensores consiste en insertarlos bajo la piel con una aguja muy fina par conseguir un estiramiento facial y combatir la flacidez. Este tratamiento se realiza con anestesia local, y como no se originan cicatrices, la recuperación es breve. Sus efectos son casi inmediatos, la persona que se ha sometido al tratamiento notará como su piel se ve rejuvenecida.

Ácido hialurónico

Las infiltraciones de ácido hialurónico son una de las mejores alternativas al lifting para hacer pequeños retoques en el rostro. Este producto se utiliza para dar volumen, reafirmar y recuperar la estructura anterior de distintas partes del rostro, como los labios, los pómulos o el mentón. El tratamiento es rápido y eficaz, y el efecto similar al del lifting.

Bótox

El tratamiento del bótox se aplica mediante micro-inyecciones en la zona a tratar. La sustancia que se infiltra, conocida como toxina botunolínica, relaja y bloquea el movimiento de los músculos. Con este tratamiento se consigue eliminar las arrugas de expresión sin tener que recurrir a la cirugía. El método es prácticamente indoloro y se puede volver a aplicar cuando su efecto se haya reducido.

Peeling químico

El peeling químico consiste en hacer una exfoliación utilizando sustancias químicas sobre la piel para renovarla. Con este tratamiento se consigue eliminar imperfecciones y obtener una tez rejuvenecida y uniforme. Para aplicarlo no se requiere anestesia y sus efectos son bastante longevos, aunque se recomienda hacer sesiones de recordatorio. Se utilizan distintos ácidos, dependiendo del estado cutáneo de cada paciente y de las imperfecciones que se quieran eliminar.

Láser resurfacing

Las líneas finas de expresión y las arrugas también se pueden eliminar con láser. Este procedimiento también se utiliza para reducir cicatrices y áreas hiperpigmentadas. En este caso, si es necesaria la anestesia general o la sedación intravenosa. Aunque los resultados son efectivos, esta técnica n frena el proceso de envejecimiento y pueden formarse nuevas imperfecciones.

Radiofrecuencia facial

La radiofrecuencia facial es una técnica de rejuvenecimiento facial poco invasiva que combate el envejecimiento y la flacidez de la piel. Este tratamiento consiste en aplicar calor en las capas internas para que las fibras de colágeno y elástica se contraigan. Esta técnica se puede aplicar en cualquier parte del cuerpo y proporciona un efecto lifting.

Mesoterapia facial

Por último pero no menos eficaz, encontramos la alternativa de la mesoterapia facial. Es un tratamiento de medicina estética que se aplica mediante micro-inyecciones que mejoran las arrugas, el estado de las manchas, y revitalizan la piel. Estas infiltraciones contienen vitaminas, ácido hialurónico, minerales y otros componentes, que mezclados consiguen un efecto de rejuvenecimiento en la piel.

 

Para someterse a cualquiera de estos tratamientos mencionados anteriormente se debe acudir a un especialista. El profesional en tratamientos estéticos es el encargado de analizar el estado y el tipo de piel a tratar. Una vez hecha la evaluación, el experto decidirá qué tipo de tratamiento es el más adecuado según las características de la piel y las expectativas del paciente.

Existen otras rutinas y tratamientos de belleza a los que recurrir si no queremos someternos a tratamientos estéticos, como por ejemplo las limpiezas faciales. Además, los hábitos y rutinas saludables, tanto de cosmética como de alimentación o de ejercicio, también pueden ayudarnos a retrasar y prevenir el envejecimiento de la piel.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies