El plasma rico en plaquetas es compatible contigo

Para entender hasta qué punto nos beneficiaría pasar por una consulta y seguir este tratamiento de plasma rico en plaquetas, primero debemos saber en qué consiste y cuál es el proceso que sigue.

La fuente principal de este plasma será tu propia sangre que, tras tomar una muestra intravenosa, se centrifugará para separar los distintos componentes que contiene. De esta manera se consiguen aislar las plaquetas; las células sanguíneas que se encargan de la coagulación y que ayudan en gran medida a la regeneración celular y de los tejidos.

Pasos a seguir

Antes de iniciar un tratamiento de plasma rico en plaquetas, es necesario acudir a un especialista. Este debe valorar las diferentes opciones, aunque muy probablemente no haya ningún problema en seguir por esta vía. En cualquier caso, se deberá hacer un estudio previo para determinar cómo será el plasma una vez centrifugado y descartar posibles problemas sanguíneos que puedan surgir en el futuro.

Tras esto, se llevará a cabo la extracción de sangre y su posterior tratamiento para convertirlo en el producto final que se le administrará al paciente. El siguiente paso será la sesión en sí. Cada una tiene una duración máxima de unos 45 minutos. En este tiempo se suministran las microinyecciones con el preparado. La aguja que se utiliza tiene un diámetro tan fino que prácticamente no se notan. Es posible aplicar una crema anestésica en la zona a tratar para minimizar las molestias producidas por el tratamiento. Tras finalizar la sesión es posible apreciar cierta inflamación o que aparezcan rojeces localizadas, pero será un efecto secundario que desaparecerá rápidamente.

Ventajas del tratamiento por plasma rico en plaquetas

Este es uno de los tratamientos más recomendados para mejorar el deterioro de los tejidos, ya que proporciona múltiples ventajas sin prácticamente ningún inconveniente.

  • Activa las funciones de la piel

Las plaquetas trabajan para propiciar la regeneración celular y reactivan el colágeno y la elastina, que van perdiendo su efectividad de manera natural con el paso de los años.

  • Tratamiento ideal para tratar cicatrices y estrías

Gracias a su efecto activador y regenerador, este tratamiento también se utiliza para combatir estas leves patologías de la piel. Además, es muy efectivo contra la celulitis localizada.

  • Aumento de la luminosidad en el rostro

Con este tratamiento se consigue mejorar la apariencia de nuestra cara y la calidad de la piel, además de reducir las arrugas. Debido a la rápida regeneración, el cutis luce más brillante y con una textura mucho más suave.

  • Un tratamiento natural

Como ya hemos adelantado, la fuente del plasma es el propio paciente. Por este motivo, con este tratamiento nos aseguramos de estar recibiendo substancias 100% compatibles y naturales.

  • No hay peligro de alergias ni de rechazos

Precisamente, debido a esa compatibilidad total, no existe la posibilidad de que se produzcan reacciones biológicas adversas o que nuestro organismo no lo acepte.

  • Cualquier época del año es buena para empezar

No existe ningún factor que indique cuándo es mejor empezar. Si el paciente siente la necesidad de iniciar un tratamiento de estas características, no hace falta que espere más.

Inconvenientes del tratamiento por plasma rico en plaquetas

Las complicaciones médicas son mínimas ya que estamos tratando con una materia prima que tiene el mismo origen que destino: el cuerpo del propio paciente. Por lo tanto, no se producirán episodios de rechazo biológico ni situaciones adversas. La única reacción que podemos notar es una hinchazón local y algún hematoma minúsculo producido por las inyecciones. Sin embargo, estos desaparecerán al cabo de unas horas.

Tal vez el otro inconveniente sea que, a pesar de todas estas ventajas, no todo el mundo puede hacerse el tratamiento. Aquellas personas que padezcan alguna patología sanguínea o cutánea deberán optar por otro tipo de tratamiento. Lo mejor será acudir al especialista para que pueda decidir qué tratamiento será el más óptimo en cada caso.

Indicaciones para unos resultados excelentes

El plasma rico en plaquetas tiene múltiples beneficios y es totalmente compatible biológicamente. Aun así, no es recomendable realizar este tratamiento más de 2 ó 3 veces al año. Lo ideal sería empezar con dos sesiones anuales. Cuando se consiga el resultado deseado, mantenerlo con una rutina de una sesión anual.

Al salir de la consulta, tras una sesión de este tratamiento, se puede seguir con la rutina diaria. Sin embargo, durante los días posteriores será necesario beber mucha agua. También será necesario aplicar protector solar en la zona tratada, aunque no tengamos previsto exponernos directamente al sol. Los efectos de los rayos solares sobre la piel son perjudiciales, y más aún en un momento de regeneración tan importante donde se ve todavía más expuesta.

Cuándo acudir al especialista

Ya sea porque quieras prevenir los signos del envejecimiento, porque quieras tratar tu acné o porque tienes una lesión muscular, el tratamiento rico en plasma te ayudará a reactivar la regeneración celular de la zona. No importa ni el momento del año ni el punto de tu vida en el que te encuentres.

Antes de empezar este o cualquier otro tratamiento deberás asesorarte y pedir la opinión de un especialista en estética. De todos modos, siempre puedes optar por especializarte tú en esta materia y acudir a Instituto DYN. Ahora te lo pone más fácil que nunca con un curso en el que podrás aprenderlo todo sobre el plasma rico en plaquetas y otros muchos tratamientos y técnicas de la medicina estética.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies