La magia de los hilos tensores

La aplicación de tratamientos con hilos tensores sirve para el rejuvenecimiento y para tratar la flacidez del rostro. Es una técnica no intrusiva, para la cual no se necesita cirugía, y es indolora.

Los hilos tensores se insertan bajo la dermis con la ayuda de una aguja muy fina. Como no se necesitan incisiones, no se originan cicatrices. Por tanto, los resultados son muy efectivos y se notan inmediatamente. Con este método se estimula el rejuvenecimiento de la piel y se consigue tensar la piel, lo que produce que desaparezcan las pequeñas arrugas y que se reafirme el rostro.

En el tratamiento con hilos tensores, el mayor beneficio es que no es necesario anestesiar al paciente porque no se utiliza la cirugía. Solo se aplica anestesia local, con lo cual el tiempo de reposo posterior al tratamiento es breve.

Para quienes os estéis planteando someteros a algún tratamiento de rejuvenecimiento facial, os aconsejamos que consultéis a expertos para que realicen un diagnóstico según vuestra piel y vuestras necesidades. De esta forma, encontraréis el tratamiento que sea más adecuado y os informarán de los beneficios y contraindicaciones posibles.

hilos-tensores

Principales aplicaciones

Los hilos tensores pueden aplicarse en diversas partes del cuerpo, aunque su uso más frecuente es en el rostro. Con este método se puede lograr:

  • Mejorar las arrugas del contorno de los ojos.
  • Elevar las cejas.
  • Reafirmar el contorno facial.
  • Eliminar las arrugas de la frente.
  • Reafirmar el cuello.

¿Cuándo puede realizarse el tratamiento?

Como hemos comentado, la función de los hilos tensores es reafirmar la piel y corregir las arrugas y la flacidez para obtener un aspecto más joven. No hay una edad concreta para empezar la aplicación de este método ya que depende de cada persona y del estado de la piel.

La clave es plantearse comenzar con este tratamiento cuando aparezcan los signos de las primeras arrugas. Los hilos tensores no solo se usan para eliminar las primeras arrugas, sino también como forma de prevención a que aparezcan más. La edad considerada adecuada es alrededor de los 35 años, porque en edades avanzadas, la aplicación de estos hilos no sirve de nada. En edades muy avanzadas, posiblemente habría que recurrir a tratamientos con cirugía.

¿Cuánto cuesta?

El precio de un tratamiento con hilos tensores dependerá de diversos factores, aunque por lo general es mucho más barato que cualquier tratamiento que deba hacerse con cirugía. El rango de precios puede variar entre los 150 y los 600 euros, según si se realiza en una zona concreta o en todo el rostro. Dependiendo de las sesiones que se lleven a cabo, el precio se incrementará. Además, existen algunos factores que influyen en el precio de este:

  • La cantidad de hilos

El precio puede variar según el número de hilos tensores que necesite cada persona para realizar un tratamiento correcto y lograr buenos resultados. El tratamiento encarecerá para quienes necesiten una mayor cantidad de hilos a insertar. Para zonas concretar de la cara, la cantidad necesario oscila normalmente entre los seis y los quince hilos.

  • Las sesiones

Evidentemente, el número de sesiones que se reciban influirá en el precio. Hay personas que solo se aplican una sesión en toda su vida pero otras deciden volver a insertarse hilos tensores pasado un tiempo. Además, si la zona a tratar es demasiado extensa y se necesita un número elevado de hilos, quien realice el tratamiento puede decidir hacerlo por fases, en varias sesiones.

  • Dónde se va a realizar

La clínica o centro donde se realice el tratamiento juega un papel relevante en el coste de este. Si bien es cierto que en los lugares donde haya un mayor número de clínicas, los precios estarán más igualados, también es cierto que las clínicas con mayor reputación tendrán precios más elevados. Por tanto, es probable que en grandes capitales como Barcelona o Madrid haya mucha más oferta de clínicas que en ciudades pequeñas y se podrá encontrar la que más se adecue al presupuesto y a las necesidades de cada uno. Lo más importante es ponerse siempre en manos de profesionales expertos en este tipo de tratamientos de estética y belleza.

Ejemplos de clínicas

 A continuación te presentamos algunas clínicas especialistas en medicina estética y belleza que aparecen con buenas valoraciones en internet:

  • Clínica Londres: es una clínica que pertenece a la mutua Sanitas y tiene centros en muchas ciudades españolas.
  • Clínicas Dorsia: estas clínicas están presentes en casi todas las ciudades de España, incluso en algunas pequeñas. Ofrecen todo tipo de tratamientos, faciales y corporales.
  • Hedonai Centros Médico-Estéticos: ofrecen una amplia gama de tratamientos faciales y corporales no invasivos y están presentes en varias ciudades.
  • Clínicas Diego de León: actualmente hay tres clínicas en el centro de Madrid con los últimos avances médicos y ofrecen tratamientos sin cirugía y con cirugía.
  • Clínica Planas: es una de las clínicas con buena reputación en Barcelona, considerada entre las mejores de la ciudad, tanto en tratamientos quirúrgicos como no quirúrgicos.

 

Ventajas e inconvenientes de los hilos tensores en los tratamientos de estética y belleza

Los hilos tensores son conocidos por sus efectos mágicos e instantáneos. En general, es una técnica no quirúrgica con pocas contraindicaciones.

Ventajas

  • Es un tratamiento de aplicación rápida. La sesión suele durar alrededor de media hora.

  • Es una técnica indolora. Además, como es un procedimiento no invasivo, cuando se finaliza, el paciente puede irse tranquilamente. Aunque se debe tener cuidado los días siguientes, no se necesita postoperatorio.

  • Es efectivo tanto para corregir las arrugas como para eliminar la flacidez de la piel.

  • Los efectos de los hilos tensores son inmediatos, reafirman y fortalecen la piel de la zona que se trata. Además, se consigue un aspecto rejuvenecido y totalmente natural.

  • Este tratamiento se puede usar como tratamiento único o también puede combinarse con otros procedimientos, tanto quirúrgicos como no quirúrgicos. Por ejemplo, puede combinarse con la aplicación de toxina botulínica o ácido hialurónico.

Inconvenientes

  • Los hilos tensores más usados actualmente tienen resultados temporales. Están hechos de polidioxanona y son reabsorbidos aproximadamente seis meses después de su colocación, pero sus efectos pueden llegar a durar hasta entre un año y dos años. Pasado ese tiempo, se pueden volver a aplicar más sesiones.

  • La zona tratada puede inflamarse, sobre todo si se trata de la cara. También pueden sentirse molestias los primeros días, pero suelen desaparecer en la primera semana.

  • En algunas personas es posible que se manifieste alguna alergia al material del que están hechos los hilos tensores. Por eso es necesario ponerse en manos de especialistas en tratamientos faciales y corporales y hacer un diagnóstico previo. Y en algunos casos es conveniente buscar otra técnica de rejuvenecimiento.

tecnica-hilos-tensores

Tratamientos alternativos

La demanda de tratamientos de rejuvenecimiento facial sin cirugía incrementa año tras año. ¿Por qué? Porque estos tratamientos no son invasivos y son más económicos que los tratamientos estéticos quirúrgicos. Entre estas técnicas, las más populares son el ácido hialurónico y la toxina botulínica.

Para quienes estén pensando en someterse a tratamientos de rejuvenecimiento y no quieran pasar por el quirófano, a continuación presentamos otros métodos alternativos a los hilos tensores.

Ácido hialurónico

Se utiliza normalmente para acabar con las arrugas finas de la zona del rostro. Los ácidos que poseen mayor densidad también se pueden utilizar para rellenar zonas concretas y dar más volumen a las mejillas o el mentón. Al igual que los hilos tensores, el ácido hialurónico tampoco es un tratamiento permanente. Sus efectos suelen durar hasta un año y medio.

Toxina botulínica

La toxina botulínica, también conocida como botox, paraliza los músculos. En su aplicación en zonas concretas como en la cara, evita que se produzcan más arrugas debido a la paralización de los músculos. Se suele usar para las arrugas de la frente y las arrugas del contorno de los ojos, llamadas patas de gallo.

Si quieres estar a la última y conocerlo todo sobre tratamientos de estética y belleza, en Instituto DYN te ofrecemos cursos que no puedes desaprovechar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies