Las múltiples funciones de un esteticista

Un esteticista es un profesional que se encarga de ayudar a las personas que no se sienten a gusto con su aspecto físico o que quieren mejorar algunos aspectos. Para conseguirlo, los esteticistas utilizan distintas técnicas de estética y belleza como tratamientos faciales, masajes, depilación, maquillaje, manicura o pedicura. Pero no solo se ocupan de aplicar tratamientos de belleza facial y corporal. De igual forma se encargan de cuidar de la salud de las personas, así como de la piel.

Los humanos tenemos un gran interés por mantenernos jóvenes y vernos bien delante del espejo. En las últimas décadas, se ha provocado un incremento en la demanda de la profesión de esteticista. Esto es debido a que las personas muestran más preocupación por la imagen física e interés por el cuidado facial y corporal. Todo esto, unido con el auge de la gran cantidad de servicios que se ofrecen en torno a la salud, desencadena en la necesidad de contar con expertos en estética y belleza.

Los efectos de los tratamientos estéticos 

Especializarse con un curso de estética facial y corporal significa formarse en bienestar físico y emocional. Es una oportunidad para brindar calidad de vida a las personas. El cuidado de la belleza enriquece nuestra salud interior. El esteticista trabaja para hacernos sentir mejor con nuestro propio aspecto y tener un mejor concepto de nuestra autoestima.

En el mundo de la estética profesional hay infinidad de opciones para trabajar el cuerpo. Por una parte, partiendo de un diagnóstico estético, se cuida la piel a partir de diferentes métodos de higiene, hidratación y depilación. Aquí también encontramos tratamientos estéticos faciales como los rellenos, la toxina botulínica, la bioplastia, los peelings, la mesoterapia y otras técnicas con efecto rejuvenecedor.

Por otra parte, existen otro tipo de tratamientos que pueden perfeccionar el aspecto de la dermis. Por ejemplo, los esteticistas nos ayudan a eliminar la celulitis, a disimular estrías y cicatrices o combatir la flacidez o la grasa localizada.

La estética también incluye la especialidad del masaje estético. Otra de las técnicas que buscan el bienestar físico y psíquico de la persona. De hecho, los masajes son uno de las prestaciones más demandados en los centros estéticos. Asimismo, éstos espacios también pueden ofrecer un servicio de spa y relax para la revitalización de cuerpo y mente.

Tratamientos según las necesidades

Antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento, el esteticista debe efectuar un diagnóstico del paciente y de sus necesidades. A partir de los resultados de este estudio, y siempre teniendo en cuenta el tipo de piel, se podrán decidir las técnicas y productos que serán más apropiados para cada persona. Hay métodos que se utilizan para mantener la higiene del rostro, para eliminar manchas, arrugas o acné, y otros que buscan rejuvenecer la piel.

A continuación, te explicamos los métodos que pueden utilizarse dependiendo de las necesidades o preocupaciones que se persigan resolver.

  • Higiene del rostro

Tener una buena higiene facial no solo contribuye a que podamos lucir nuestro aspecto más joven. También nos permite evitar el deterioro del cutis en edades tempranas y eliminar las toxinas para prevenir algunas enfermedades e infecciones que son habituales de la piel.

Limpiezas faciales

Para mantener la higiene, se suelen realizar limpiezas faciales ya que eliminan el exceso de suciedad y otras impurezas. Además, también ayudan a hidratar y proteger la piel, evitando así que factores cotidianos influyan en su deterioro temprano.

Oxigenación

Con la oxigenación se limpia la piel para permitir que las células puedan respirar. Esto se consigue gracias al vapor de ozono y a la eliminación de las impurezas que lleva a cabo el esteticista. Después de la oxigenación se pueden aplicar otros tratamientos.

  • Eliminar manchas y arrugas para lograr un aspecto más joven

Si te preocupa la aparición de manchas en el rostro o la piel está muy apagada, los tratamientos más adecuados son los que regeneran la piel, unifican el tono y le aportan luminosidad. El resultado será una piel limpia y uniforme.

Los tratamientos antimanchas más comunes son:

Peeling facial

Van pasando los años y el proceso de renovación de la piel se hace más lento. El peeling facial sirve para limpiar y regenerar las capas superficiales piel de la cara mediante la exfoliación. Existen distintos tipos de peeling según la técnica que se utilice para ello (mecánico, químico, enzimático o físico). Hay que tener en cuenta que el peeling químico se realiza con más profundidad ya que se elimina una parte del cutis con el uso de productos químicos.

Láser antimanchas

Se trata de un tratamiento no invasivo que el esteticista aplica especialmente en el rostro, las manos o el escote. El láser disminuye la acumulación de melanina que crea la mancha, y se unifican el tono y el color de la piel.

También hay tratamientos específicos para las arrugas. Estas aparecen por dos tipos de factores: los inevitables, como el paso del tiempo y el envejecimiento, y los que son externos a nosotros pero se pueden prevenir, como la radiación solar o la contaminación. A medida que vamos envejeciendo, la cantidad de colágeno y ácido hialurónico de la piel disminuyen. Estos elementos proporcionan elasticidad a la piel, y cuando los niveles son bajos, se originan arrugas en la piel.

Para combatir la aparición de arrugas y eliminar las que ya están presentes, hay diferentes tratamientos, entre los que se encuentran:

Ácido hialurónico

Los tratamientos con ácido hialurónico para el rostro se utilizan para eliminar las líneas de expresión y las arrugas, aportando volumen y elasticidad. Gracias a su capacidad de absorción, es un ingrediente hidratante que da muy buenos resultados. Además, tiene un efecto enbellecedor de la piel y promueve la creación de colágeno.

Este componente, lo podemos encontrar en forma de cremas para la piel, pero también lo contienen algunos complementos alimenticios. Y, además, si lo que se desea es tratar problemas de articulaciones, la opción más efectiva es inyectarlo.

Toxina botulínica

El botox o toxina botulínica sirve sobre todo para tratar las arrugas dinámicas de la parte superior de la cara. Con este tratamiento se logran eliminar las arrugas faciales sin la necesidad de recurrir a la cirugía.

Mesoterapia facial

La mesoterapia también puede aplicarse a zonas como el rostro para estimular la producción de colágeno. Así se consigue evitar que se generen arrugas y flacidez.

  • Combatir el estrés

Masajes

Un esteticista también puede dar masajes, tanto faciales como corporales. Estos se realizan para lograr la relajación de los pacientes y, al mismo tiempo, hidratar la piel.

Cuando los músculos son sometidos a tensiones durante mucho tiempo, es posible que acumulen sustancias nocivas que provocan rigidez. Los masajes hacen que mejore la circulación de la sangre y, por tanto, llega más oxígeno a los músculos. Con los masajes, se favorece la eliminación de estas sustancias tóxicas y la relajación de los pacientes.

Aromaterapia

Con la utilización de aceites y plantas aromáticas, el esteticista consigue relajar al paciente. También se puede utilizar la aromaterapia para aliviar dolores. Se aplican estas sustancias en la piel de zonas concretas del cuerpo y se realizan masajes relajantes. Además, inhalar determinadas fragancias produce una sensación que combate el estrés y la fatiga.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies