Salud, bienestar, paz… son muchos los beneficios que nos aporta una alimentación sana y equilibrada. Sin embargo, el trabajo, el estrés y el ajetreo del día a día hace que a veces sea imposible congeniar nuestro ritmo de vida con una dieta saludable. Para muchos puede suponer un reto, o incluso un propósito de año nuevo que nunca se acaba cumpliendo.

Deténte un minuto y tómate un respiro. Hoy nos proponemos animarte y darte a conocer algunos consejos con los que puedes mejorar tu rutina. ¿Te gustaría profundizar en el tema? Ahora puedes formarte a tu ritmo con nuestro Curso de Nutrición o échale un vistazo a nuestra oferta formativa de Cursos de Nutrición y Dietética Online.

La importancia de una alimentación sana y equilibrada

“No tengo tiempo”, “Empiezo pero nunca acabo siguiendo la dieta”, etc. Normalmente estos son los motivos que suelen interponerse entre la dieta sana y equilibrada y la fuerza de voluntad. Pero si hablamos de la cantidad de enfermedades que puedes prevenir con tan solo una buena alimentación, puede que te lo pienses dos veces.

Sobrepeso, enfermedades cardiovasculares, diabetes e incluso cáncer. ¿Te parece motivo suficiente? Pero no nos pongamos en lo peor. Los especialistas en dietética y nutrición sabemos que con el ritmo de vida que solemos llevar, lo más fácil es recurrir a la comida rápida, la bollería industrial y a los platos prefabricados. Por eso es importante que la sociedad, en su conjunto, tome consciencia del efecto negativo de este tipo de alimentos. Sería bueno que poco a poco sustituyamos estos hábitos alimenticios por otros mucho más saludables. Aunque el auge de la comida ecológica ya es un paso.

Cinco motivos por los que comer alimentos sanos

¡Ponte a prueba! Veamos si con estas cinco razones conseguimos que tus dietas tomen el rumbo hacia lo saludable.

Disfruta del buen comer

Llevar una alimentación sana y equilibrada no quiere decir que debas ponerte a régimen. Al contrario, se trata de comer de forma variada y dejarte de platos de dos-minutos-y-listo. Si quieres, puedes conocer en profundidad las propiedades de cada alimento y combinarlos. Una dieta variada te aporta todos los nutrientes que necesitas para afrontar tu día a día con energía. Palabra.

Come lo que te apetezca, pero sin desbocarte. Disfruta de la buena comida. ¿Qué otro placer de la vida existe?

Energía pura sin trampa ni cartón

La energía no solo la puedes conseguir con bebidas energéticas o excitantes cargadas de azúcar. Las vitaminas y minerales que contienen las frutas y verduras ayudan a engrasar el organismo para que funcione correctamente. Además, una de sus ventajas es que puedes tomarlas a cualquier hora del día y sin miedo. No te harán aumentar de peso ni perder tu línea.

Beber mucho líquido no te costará ningún esfuerzo

Para llevar una alimentación sana y equilibrada también se necesita tomar mucha agua. Fácil, ¿no? Si mantienes tu organismo hidratado, éste funcionará a la perfección. Se recomienda tomar entre 1,5 y 2 litros de agua diarios. También puedes combinarlo con tés, zumos naturales o infusiones. Eso sí, mejor no les añadas mucho azúcar.

Es sano para ti

Somos lo que comemos. Con una alimentación sana y equilibrada te sentirás bien, ligero y activo. Tus niveles de felicidad aumentarán, porque no hay nada mejor como sentirse bien. Además, no solo la notarás tú, también los harán los demás. Derrocharás energía, y el “buen rollo” se contagia.

Tus hábitos también importan

Si de verdad quieres encontrar tu bienestar, incorpora a tu rutina unos hábitos saludables.

Si fumas, intenta dejarlo

No hace falta enumerar cuántos son los beneficios de dejar de fumar. Sin embargo, es uno de los objetivos de la vida que más suele costar. Infórmate, recurre a tu médico o a un especialista para que te ayude a superarlo. Hoy en día existen diferentes opciones para dejar de fumar, como los parches de nicotina, las pastillas o los cigarrillos electrónicos, entre otros recursos.

Lo mejor para muchos es dejar esta mala costumbre por cuenta propia. Prueba de marcarte metas a corto plazo o intenta evitar aquellas actividades que asocias con el tabaco.

Si hasta ahora no hacías ejercicio, empieza a hacerlo

Una dieta sana y equilibrada no te servirá de mucho si llevas una vida sedentaria. Es cierto que para mantener una constancia en el deporte, se necesita mucha fuerza de voluntad. Sin embargo, con 15 minutos de ejercicios al día puedes conseguir grandes resultados.

Puedes hacer estiramientos, ejercicios estáticos, etc. Verás como en poco tiempo tu cuerpo se acostumbra y te sientes mejor. El ejercicio es el complemento perfecto de una alimentación saludable.

Cuida tu higiene dental

Parece evidente pero muchas veces descuidamos nuestra salud bucal. ¿El principal motivo? Nuestra rutina habitual acelerada. Es muy importante que también seamos estrictos con estos pequeños hábitos. Llevar en orden nuestra rutina también ayuda a recuperar nuestro bienestar.

Nos vamos de tupper a la oficina

Si el principal problema para que te alimentes de manera sana y equilibrada es que comes fuera de casa cada día, te animamos a que busques la solución en la fiambrera. Prepara tus comidas y llévatelas al trabajo. Para muchos es la manera de comer bien fuera de casa y de paso, reducir gastos.

Te aconsejamos que diseñes tu menú diario a principios de semana. De esta manera puedes evitar perder el tiempo pensando cada día en qué prepararte para la mañana siguiente. Pero sobre todo, aplica esta nueva filosofía del “comer bien”. Es decir, procura mantener tu nueva dieta variada e incluir en tus platos todos los nutrientes que tu organismo necesita para funcionar correctamente.

Si quieres llevarte solamente un plato único, los especialistas en dietética y nutrición recomiendan no olvidar las verduras como guarnición. Como ya hemos visto, tanto las verduras como las frutas nos aportan una gran cantidad de micronutrientes esenciales. Así que culmina tu comida con una fruta de postre.

Para acabar…

Siguiendo estos consejos que te proponemos tienes lo que necesitas para hacer un reset y plantearte de nuevo tu alimentación y tu rutina diaria en general. Además de consumir productos sanos y de calidad, busca instalar el equilibrio en tu día a día. Come los alimentos que quieras pero con moderación, haz ejercicio sin pausa pero sin prisa y disfruta de la vida sintiéndote bien contigo mismo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies